Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 6 Mayo, 2010


De acuerdo con los dictados de la historia y con esa estadística siempre con rostro de congelador, para que San Carlos alimente una buena opción de campeonizar, debe derrotar al Saprissa este domingo en Ciudad Quesada.
Son cadena los equipos que quedaron enterrados en los predios de Tibás, cuando intentaron llegar a especular en el juego de vuelta por un título.
Si San Carlos aspira a la corona, está obligado a golpear primero y duro en su patio y en este sentido, de poco le puede servir la solidez de su zona de retaguardia que analizamos ayer.
Para meterle un par de goles al Saprissa se ocupa delantera, no defensa y entonces toca a Kenny Cunningham, Juan Vicente Solís, Marco Mena y Erick Jiménez cumplir con su trabajo. Por aquí es donde debe verse la mano de Daniel Casas, quien ha sido bien arriesgado en sus planteamientos tácticos porque supo, desde su primer partido al frente de los toros que, para sacarlos del descenso, había que lograr puntos. En un principio y mientras “calentaba” motores en la banca el “gringo” Alvaro Sánchez, le ayudó muchísimo el gran desempeño de Manfred Russell. También se apuntó a Gustavo Pérez (mixto) en lugar de Carlos Acosta (contención) y le dio indicaciones a Geiner Segura de que se echara el equipo al hombro en la mitad del campo.
Para buena suerte del charrúa, la lesión de Manfred llegó aparejada con la reactivación de Sánchez y el retorno de Víctor Abelenda, dos generadores de fútbol que han sabido empujar a los cordeles a Kenny y al Chente Solís.
De manera que en tanto carbure la línea de ataque norteña, habrá alguna posibilidad de que San Carlos sueñe con el título.
Claro, tendrá que pasarles por encima a los 90 años de edad que suman entre sí los tres experimentados zagueros morados, Jervis Drummond, Víctor Cordero y Douglas Sequeira, toda una vida juntos, repletos de minutos acumulados a la hora de disputar títulos, eliminatorias y hasta mundiales.
Toca a Casas hallar la fórmula para que su equipo, fuerte en defensa, se convierta de la noche a la mañana en fuerte en ataque, como eventual ruta, de hecho, para soñar con el título. Estratega inteligente que lo es, analizar el planteamiento táctico de sus discípulos en el juego de ida, será un manjar para quienes pretenden conocer y saber del deporte más apasionante del planeta.

[email protected]