Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 16 Abril, 2010


No es Pablo Gabas; ni Pablo Herrera, tampoco Pablo Salazar o Pablo Brenes; no es Pablo Nassar, ni Pablo Camacho; tampoco Pablo Fonseca, ni Pablo Rodríguez… es Pablo Esquivel.
¿Lo conoce?
¿Lo ha visto defendiendo o metiendo goles; perdiendo el tiempo en los entrenamientos y partidos o fingiendo lesiones?
¿Lo ha visto salir expulsado del terreno de juego, por darse de patadas o puñetazos con un adversario?
¿Lo conoce por cambiar de uniforme por unos dólares más?
¿En cuántas ocasiones ha mirado a Pablo Esquivel en la televisión?
¿Lo conoce por portadas en periódicos y revistas?
¿Lo ha observado encima de un caballo, bien borracho en un tope, como ciertos “animadores” de nuestra TV.
¿Hablan de Pablo en Doña Zelmira y El Topo?
¿Ya lo escuchó en cantando por un sueño o en durmiendo por un cantante?
¿Tuvo usted el privilegio de ver la entrevista con Pablo, en “Intrusos de la Farándula?
Por dicha que Pablo le contó a Porcionzón parte de su vida; así nos dimos cuenta que con solo diez años de edad y pianista, se ganó un cupo en la mundialmente reconocida Juilliard School Music, en Nueva York, que suponemos adscrita a la FIFA.
Pablo fue admitido en el programa “Pre-College”, logro que lo convierte en el primer pianista tico en lograr entrar al nivel preuniversitario y apenas el segundo en América Latina, según lo manifestó Victoria Mushkatkol, profesora de Juilliard.
A finales de 2009, Pablo ofreció un recital en la ciudad de Nueva York; ahí doña Victoria lo oyó tocar y se interesó en el niño. Lo invitó a realizar la audición de “Pre-college”.
Primero una preaudición grabada. Luego, el 8 de marzo, el niño y su madre, Oresta Noël, aistieron a la verdadera audición en las instalaciones de la Escuela en Nueva York.
Nuestro pequeño Leonel Messi, tocó obras de Franz-Joseph Haydn, Fryderyk Chopin y Johann Sebastian Bach. Participaron cerca de 50 niños y Pablo era el menor de todos.
El pasado 25 de marzo, los padres de Pablo recibieron la confirmación de que su hijo fue aceptado; ahora la familia espera una beca, pero saben que necesitan patrocinadores que crean en un niño y su sueño de ser pianista de categoría mundial.
¡Quién se apunta!
Pablito Esquivel; un niño talento que “arrastra” el pecado de no ser futbolista
¡Costarricenses! Tenemos un Messi.

[email protected]