Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 22 Marzo, 2010



Desde luego que me solidarizo con los colegas de la prensa deportiva, por el irrespeto que hizo de su trabajo el director técnico del Alajuelense, Luis Roberto Sibaja.
Sin embargo, considero que se hizo un “burumbún” más de la cuenta.
Al final, resultó más noticia y acaparó mayores titulares la bronca con Sibaja, desde la noche del miércoles hasta lo sucedido el viernes en el Morera Soto, con la (revancha-venganza-desquite-sacada de clavo, etc.) de los periodistas, que la misma victoria de los morados en el tan publicitado clásico.
Incluso, los 16 goles que recibieron las jóvenes de la selección femenina de parte de las estadounidenses, y además, la eliminación de estas del Mundial en piernas de las canadienses, noticia de categoría mundial, fueron sepultadas en nuestro país, por el pugilato con el buena gente de “Birra”, buena gente para los que lo conocemos bastante bien.
No se si observaron las fotografías que se publicaron minutos antes de que Sibaja se negara a hablar con los periodistas y les diera cita para martes o viernes en el Morera Soto, que fue su gran error.
Aparece el entrenador manudo fuertemente abrazado con Douglas Sequeira, en la cancha del Saprissa, minutos después de que terminó el partido.
¿Cómo un técnico que minutos después se comporta de forma tan agresiva con los periodistas, tiene un gesto tan sencillo, humano y bonito con uno de sus más enconados rivales?
Un detalle es que Luis Roberto fue el técnico de Sequeira cuando la Selección Nacional viajó a competir en el Mundial de Malasia, torneo al que por cierto este columnista dio cobertura, lo que le permitió conocer muy bien la personalidad de Luis Roberto.
Por cierto, Douglas, quien viajó con su padre, se trajo una serpiente metida en un frasco desde Malasia y si mal no recuerdo se la quitaron en la aduana de Estados Unidos.
El otro punto es que el actual entrenador de la Liga, digamos que no tiene una personalidad relajada y tranquila: siempre ha tenido sus “varas” y hay que conocerlo demasiado bien para entenderlo y comprenderlo.
Como ven, caí en la trampa y he seguido en la Nota de Tano, con el “burumbún”, dedicándole todo el espacio a un tema, para mí, sin mayor trascendencia. Todo sea por respeto a los colegas.

[email protected]