Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 22 Enero, 2010



La lista de convocados por Ronald González está pensada para enfrentar a la Argentina y por ahora, casi nada más.
Inteligentemente, el director técnico de la tricolor renunció a la estatura y a la potencia física, para dar paso a la velocidad y calidad técnica de sus jugadores, de manera que han sido citados 22 futbolistas, la mayoría, de características muy similares a las de aquel inolvidable Saprissa de la década 50-60.
Si repasamos los nombres de jugadores como Cristian Gamboa, Esteban Sirias, Cristian Blanco, Juan Gabriel Guzmán, Josimar Arias (lamentablemente descartado por lesión), Diego Estrada, Diego Madrigal, Juan Diego Monge, Marco Ureña, Argenis Fernández y Daniel Jiménez, caemos en la cuenta de que en una balanza de peso y estatura, ninguno llega al metro ochenta y pocos al metro setenta.
Entonces, físicamente o biológicamente, son futbolistas muy parecidos a los inolvidables Alvarito Murillo, Cuty Monge, Rubén Jiménez, Marvin Rodríguez, Alex Sánchez, todos “pequeñitos pero matones”.
Decía Ronald, justificando la escogencia, de que el fútbol de Costa Rica a nivel de selecciones debe volver a su raíces, un fútbol que siempre se destacó por técnica y velocidad, mucho más copiando a la Argentina que a Alemania.
Los técnicos de la hoy República Checa que llegaron a nuestro país en la década del 80, le cambiaron el rostro a nuestro balompié y a nuestros futbolistas y la técnica dio paso a la potencia física, donde por naturaleza no somos duchos.
Ha sido tan grave el asunto, que se empezó a escuchar hace rato que futbolistas tipo Maradona, Messi, Pelé, Totti, Xavi, Iniesta, Cuca Herrera, Gámez, Danilo Montero, Pipiolo Jiménez y decenas de decenas de esos que portan el uniforme con el número diez como sinónimo de calidad, estaban en vías de extinción.
Por dicha, ahora Ronald González los resucita, porque la nómina que va a enfrentar a los argentinos, está repleta de talentos que pueden llevar sin asustarse, el número diez en su uniforme, señal inequívoca de que con el “Carasucia” como técnico, el fútbol nacional pretende volver a sus años dorados de los 50, donde no se asistía a Copas del Mundo, porque antes se clasificaba por calidad y no por número, pero donde abundaba en el terreno de juego la calidad individual de nuestros futbolistas.

[email protected]