Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 18 Enero, 2010



Santos de Guápiles y la Universidad de Costa Rica dieron las primeras campanadas en la jornada inaugural del Torneo de Verano, derrotando de visita los guapileños, nada más y nada menos que al campeón nacional, Brujas y los celestes a uno de los semifinalistas del Invierno, Pérez Zeledón.
El rosario de sorpresas de la fecha primera se completó con los empates de San Carlos en Liberia y Ramonense en su patio ante el favorito Saprissa.
Cartaginés y Puntarenas igualaron justamente en un partido muy emotivo, dominado por los anfitriones y un grave error de Bryan Orué le abrió la senda del triunfo al Alajuelense contra Herediano en el clásico provincial, resultado normal.
El bombazo de la fecha lo metió Santos, los discípulos de Ronald Gómez son señalados por los “entendidos” como candidatos al sexto lugar en el llamado Grupo de la Muerte, pero después de hincar a los nuevos monarcas del fútbol nacional, habrá que variar los pronósticos, aunque esto apenas comienza.
Los tres puntos que se trajeron los santistas, combinados con los empates de Ramonense y San Carlos pueden resultar determinantes, a pesar de lo temprano de la hora, en la lucha por evitar el descenso. Repasemos que apenas en la ronda primera, Santos les mete a poetas y toros, siete y 12 puntos respectivamente, de manera que, retratándolo con otras palabras, hizo que los valiosos empates de los “sotaneros”, por ahora no sirvieran para nada.
Palpamos la victoria guapileña como espectacular.
Algo similar con el triunfo celeste; metidos en zona caliente, los universitarios se alejan siete unidades de San Carlos y dos de los poetas, lo que los afianza en el antepenúltimo puesto pero no tan apretados.
En el clásico provincial el Herediano demostró una de sus falencias: no tiene delantera; un medio campo de lujo donde sobran las estrellas y cero ataque. Menuda tarea para Arnáez, la Liga es un equipo con Ureña y Argenis y otro sin ellos; a ver qué decide don Luis Roberto.
Nosotros estuvimos en el Fello Meza, un lindo partido, lastimosamente con su lunar bien grande y fue el arbitraje acomodado del central Allen Quirós. Por lo menos el penal que se inventó a favor de los locales, sirvió para que se diera un resultado bien justo.

[email protected]