Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 14 Enero, 2010



Suponemos que se les olvidó.
Sí.
Se les olvidó que el primer domingo de febrero 2010 es el día de las elecciones; el día número uno de la democracia costarricense; el día en que gracias en mucho a la revolución del 48, los costarricenses podemos darnos el lujo casi mundial y cada cuatro años, de caminar libremente a dar el voto por el candidato de nuestras simpatías.
Ese día no puede haber fútbol.
Ese día la Fuerza Pública está al servicio del Tribunal Supremo de Elecciones y no tiene tiempo de estar en los estadios.
El primer domingo de febrero, cada cuatro años, nadie está pensando en Brujas ni en Puntarenas, los finalistas del campeonato; en el Grupo de la Muerte, donde en el invierno fallecieron los seis, pues sobrevivieron entonces los del Grupo de la Vida (Herediano, Brujas y Puntarenas) y menos si el par de grandes, o ex grandes, Saprissa y la Liga se reivindicarán.
Y…¿quién desciende?
El primer domingo de febrero, Luis Antonio Sobrado sustituye en relevancia a Eduardo Li y Otto, Ottón y Laura, favoritos al título, serán más publicitados, durante las 24 horas que Alejandro Sequeira y Diego País.
No nos cabe en la “jupa” que un solo integrante de la Unafut, haya votado para que se juegue una fecha del Torneo de Invierno, el día de las elecciones, con conocimiento de causa.
Si lo hizo, no tiene el menor sentido de la realidad de nuestra Patria, de manera que esa jornada se debe suspender de inmediato para dar espacio a la fiesta cuatrienal de nuestra democracia.
Termino publicándoles esta “trapeada” que me envió José Solano, un seguidor del Cartaginés, por nuestra Nota de ayer. Dice:
“Usted como siempre, nunca toma, ni tomará en cuenta a la afición número uno del país, la más fiel, cuyo estadio fue nombrado el año anterior como el tercero en asistencia a nivel centroamericano. No sé en qué país vive usted, pero si quiere… puede ir todos los domingos al Fello Meza y verlo prácticamente lleno, sin importar que seamos últimos o primeros. Por dicha los cartagos no somos como ustedes los manudos y sus primos los morados (ya que por más que hablen, son la misma cosa), que solo en las buenas acompañan a sus equipos”.
Bueno, ni modo. Quizá el hijo de Fello Meza o el Dr. Carlos Villanueva, o el mismo Juan Luis, podrían aclararle a don José, lo equivocado que está. Amén.

[email protected]