Logo La República

Domingo, 28 de noviembre de 2021



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo gpandolfo@larepublica.net | Miércoles 30 diciembre, 2009

Gaetano Pandolfo

Brujas, campeón nacional, nació con la idea de ser el equipo que representara a Escazú en el fútbol costarricense; a los Estados Unidos de Escazú, como llama muy bien don Beto Cañas a ese otro país que los ticos nos topamos apenas cruzamos el puente de Los Anonos.

Ya la entrada a Escazú nos retrata a otra Costa Rica; comercio de marca, buen gusto, consumismo y claro que si seguimos p’al pueblo, nos encontramos con las estampas tan clásicas de nuestra geografía; casitas de adobe, carretas, buenos olores, la iglesia, las escuelas, lo típico, pero si se dobla hacia el Country Club, otro gallo empieza a cantar. Por ahí huele a rico desde el primer metro cuadrado hasta la última mansión en la montaña; solo hace falta mirar los autos de marca, pasar.

Brujas quería ser el representante de este par de fuerzas; que los escazuceños del pueblo aportaran la afición y los ricos del barrio, que suman miles, el dinero, vía afiliación de socios o patrocinios de sus empresas.

El pequeño estadio Nicolás Macís sería la sede, pero, pero, el asunto no funcionó; no caminó; el bebé dio sus primeros pasos, trastabilló y se cayó, llevándose entonces la escoba para otra parte.

El nombre Brujas, la marca Brujas se había metido en el alma de mucha gente; no de miles de personas, pero sí de muchísima gente que se apuntó al proyecto.

Mis dos viejos amigos de la Copa del Café, estrellas del tenis costarricense, Eladio Villalta y Alvaro “Chino” Rodríguez, son hoy dos “cuarentones” metidos en el club que viste de negro pero que tiene el alma blanca y a ellos fue a los que abracé con fuerza en la grama sintética del Cuty Monge, el pasado lunes, felicitándolos por el título.

Eladio y el Chino representan a Kay Fieberg, el amigo de todos lamentablemente fallecido, gestor de estos brujos; a Percy Chamberlain, el primer presidente; a los italianos empresarios, a tantos idealistas y al mecenas, Minor Vargas, un dirigente audaz, repleto de sueños e ilusiones.

Brujas dejó a Escazú, pero sus dirigentes no renunciaron a las escobas; no tenía, ni parece que tiene sentido cambiar de nombre; ese Brujas está pegando, se está cantando, la cosecha empieza a dar frutos.

¡Ya hay fanáticos brujos en el fútbol nacional!

Y… qué importa que los fantasmas habiten hoy en Desamparados!


NOTAS ANTERIORES


¡Pronta recuperación Maestro!

Lunes 15 noviembre, 2021

La Nota de Tano no se publicará en los próximos días por complicaciones de salud de nuestro columnista,






© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.