Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 23 Diciembre, 2009



Mejor nómina contra motivación.
Así resumo la final del campeonato mayor de fútbol.
Brujas tiene mejores jugadores que Puntarenas, pero, por la forma en que se fue desarrollando el torneo y aunque los dos rivales son primerizos en esta instancia final, no se puede comparar el efecto emocional que se hundió en el corazón de los chuchequeros, de mucho más voltaje que el de los hechiceros, una nómina señalada desde el principio con la suficiente capacidad para meterse en la segunda etapa del torneo, como le ha sido usual en las últimas temporadas cortas.
Desde luego que un Bryan Zamora motivado puede resultar mejor portero que Luis Diego Sequeira, pero, si antes de empezar el campeonato, obligan al técnico de la Selección Nacional de turno a escoger para la tricolor a uno de estos dos, seguramente se volcaría por el joven hechicero. Igual los periodistas deportivos, aunque estos no voten, pero sí vaticinan.
Y así nos podemos sumergir en las dos planillas, puesto por puesto, para darnos cuenta de que la nómina negra está mejor formada globalmente que la naranja, tiene mejor reserva, pero ese ingrediente que pesa tanto de la fe y la motivación, equipara las fuerzas.
En la zona central de la defensa, Brujas tiene cinco o seis hombres para parar en la final; los hermanos Jameson y James Scott; Roy Smith; los dos Peña, Berny y Luis; Esteban Maitland, Keylor Soto, Heiner Mora y hasta Michael Rodríguez.
En cambio, Puntarenas tiene que aferrarse al liderazgo solitario de Darío Delgado, acuerpado casi nada más en el centro de la zaga por Porfirio López o si no, Rafa Núñez.
Desde luego que hay diferencia.
Y si nos vamos a la arquitectura de la formación, sobre Rafa Rodríguez y José Macotelo recae todo el esfuerzo creativo de los naranjas, mientras que los desamparadeños, disfrazados de escazuceños (brujos al fin), suman a Josimar, Pablo Brenes, Paolo Jiménez, Randall Cubero e incluso el polifuncional Osman López.
Es más equipo Brujas, es favorito Brujas; pero está más emocionado Puntarenas; entonces, será vital el trabajo previo de sus dos entrenadores, Mauricio Wright y Carlos Restrepo para sacarle jugo y provecho a esa ventaja que suma cada una de sus planillas, más otra que no se puede dejar pasar: el Puerto será casa a estadio lleno; Brujas, seguirá jugando, por ahora, en la orfandad.

[email protected]net