Logo La República

Jueves, 13 de diciembre de 2018



NOTA DE TANO


NOTA TANO

Gaetano Pandolfo [email protected] | Miércoles 25 noviembre, 2009




¡Impresionante!
Penetrar en las instalaciones del nuevo Estadio Nacional resultó ser muy emocionante.
Ayer lo caminamos al lado de varios periodistas y mi mente se adelantó unos pocos meses, para imaginármelo repleto de gente, en la eliminatoria al Mundial 2012 y los espectadores corriendo de aquí para allá en busca de un asiento en tan monumental coliseo.
¡Gracias Gobierno de China!
Gracias a estos obreros orientales disciplinados y ordenados; hormigas humanas, ejemplo de trabajo laborioso y dedicado, capaces de levantar esta obra majestuosa en tiempo de marca mundial.
Gracias al Gobierno de Oscar Arias por ser visionario y por empezar a otorgarles al deporte y a los deportistas el lugar que merecen en la agenda nacional.
Ningún gobernante anterior ha promovido ni ha patrocinado al deporte nacional, como el actual, en mucho por estar en manos su Dirección, de un auténtico deportista, Osvaldo Pandolfo, con la capacidad de rodearse y asesorarse de personas que aman al deporte como él, porque lo practicaron, lo sufrieron, lo disfrutaron.
El Estadio Nacional se levanta majestuoso; entrar y recorrer su edificación en construcción en marcha imparable hasta su inauguración en febrero de 2011, te mueve el alma.
¡Qué edificio más espectacular!
Escuchando a don Rodrigo Arias, a Osvaldo, al señor Embajador de China en nuestro país, a Jorge Muñoz y a tantos y tantos hombres y mujeres que se han partido las entrañas para que esto se levante, pienso en los mediocres, en los obstruccionistas, en los paladines del no, en los que buscan todos los días cómo hallar el punto negativo, el papelito que necesitan y nunca encuentran para detener la construcción.
Si ustedes supieran o al menos se imaginaran, el tiempo valiosísimo que se ha tenido que perder en las oficinas ejecutivas del Instituto Costarricense del Deporte, respondiendo las decenas de memorandos del tristemente famoso legislador del PAC, en las que exige facturas por la compra de un martillo utilizado en esta construcción, quizá comprenderían mucho mejor el sacrificio diario y personal de estos voluntarios que desde diferentes sectores, levantan esta obra majestuosa, imponente, trascendental, que revitalizará todas las venas de los cuerpos deportivos costarricenses. Ahora, a esperar con éxtasis, la ceremonia inaugural.

[email protected]