Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 21 Noviembre, 2009



Me llamaron ayer cortésmente algunos colegas, periodistas deportivos de profesión, para aclarar que a ellos no les remuerde la conciencia por escribir y hablar preferente o solamente de fútbol.
Quedamos notificados y disculpas por meterlos en mi lista.
Ahora que el hombre del puro se mueve fuerte en su intención de retornar a la presidencia de la Federación de Fútbol y de una vez anuncia que si lo hace, será bajo sus únicas condiciones, una de ellas, en la que es experto, nombrar solo a serviles bajo su mandato, fáciles de comprar con un viaje a Managua, es interesante detener el reloj el día en que terminó la primera vuelta de la hexagonal, con la victoria de Costa Rica 3-1 ante Estados Unidos, precedida por otro triunfo de la tricolor en Trinidad y Tobago.
Había caído Hernán Medford; venía la Copa Oro y Rodrigo Kenton era el personaje del año, acaparador de portadas y titulares.
Viene mi primera interrogante.
¿Qué malo hizo Eduardo Li hasta entonces?
¿Cuáles fueron sus errores garrafales hasta ese momento?
¿Qué sucedía o que pasaba en la casa de los sustos en esos días? ¿Había crisis en la Federación de Fútbol?
Rodrigo Kenton, el entonces maravilloso entrenador triunfador, decide jugar la Copa Oro con su equipo titular.
¡Aplausos!
¿Aplausos por qué?
Porque anteriormente, siempre y siempre y siempre cuestionamos que la Selección no aprovechaba torneos como UNCAF y Copa Oro para foguear a los titulares. Y todos criticábamos, cómo era posible que ante la ausencia de fogueos, tan evidente en la preparación de nuestros seleccionados, viajábamos a estas competencias con un equipo alternativo.
Ahora, si fue un error ir a Copa Oro con los titulares…
¿Es responsable Eduardo Li?
¿Era resorte de un funcionario administrativo ordenar al cuerpo técnico no llevar su equipo titular?
¿No es esto función de la Comisión Técnica, de Carlos Watson; de los asistentes técnicos de don Rodrigo?
Luego: Honduras 4 Costa Rica 0.
¿Cuál dirigente en el mundo, despide al director técnico de su Selección Nacional, con su primera derrota, cuando lo encabezaba todo, incluso tras caer en México?
¿Saben cuál ha sido el más grande error del señor Li? No publicar nada del desastre financiero que encontró en la Fedefútbol y no animarse a denunciar los desmadres en el Proyecto Gol, de cuyo auditoraje, nunca nadie supo nada.
Todavía tiene tiempo.

[email protected]