Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 5 Noviembre, 2009



Escuchando a Vergara me nace una enorme interrogante.
¿Si deja de invertir en el Saprissa, quién es el que pierde, los costarricenses o él como dueño del club?
¿Quién va a comprar un estadio destartalado, con una cancha podrida y un equipo en la calle?
De lo dicho por don Jorge, recibimos esta nota de Carlos Piña Villar.
“Como saprissista me llama la atención la forma como se ha dado cobertura al problema Saprissa y CCSS. Esta es una deuda desde 1999 hasta 2004 si no me equivoco, la cual tiene pendiente una resolución judicial.
Me llaman la atención varias cosas:
1. Jorge Vergara realiza una conferencia y a partir de sus declaraciones, se desprende que los derechos de imagen en el Saprissa se pueden considerar como una venta de servicios profesionales al club, es decir, una situación similar a contratar a un abogado, contador, etc., y que se le paga por servicios profesionales. Si esto es correcto, se verían reflejados como gastos a terceros y nunca como gastos de planilla.
2. De 2004 en adelante al Saprissa no se le cobra ningún centavo, por lo que se podría pensar que lo que dice Vergara es correcto. De no ser así, cabe preguntarse por qué la CCSS no interpone una demanda por los ‘derechos de imagen’ no reportados desde 2004, lo cual está facultada para realizar. Ya la Caja ganó un pleito similar a la LDA, por lo que existe jurisprudencia.
3. Si lo que afirmó Vergara es correcto, cada jugador debió tributar al Estado y entregar una factura timbrada al Saprissa por sus ‘servicios’. ¿Por qué ningún periodista ha hecho la consulta a Tributación Directa y si dicho monto corresponde a los salarios que son vox pópuli de millones de colones y no cientos de colones?
4. El Saprissa es una sociedad anónima, y debe tener todos los años estados de resultados auditados (para información del restante 41% de accionistas, los cuales por cierto no aparecen por ningún lado). Si lo que dice Vergara es correcto, el monto de gastos a terceros debe reflejar esos ‘derechos de imagen’.
Algún periodista debería tomarse su tiempo e investigar lo que hay de fondo en toda esta tragiconovela futbolística. La prensa, cuando se lo propone, investiga, se documenta y denuncia cuando es del caso y entonces, como dicen, que cada mástil aguante su vela. Sobre todo espero que prevalezcan la verdad y la honestidad”.

[email protected]