Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 28 Septiembre, 2009



La jornada del fin de semana del campeonato de Invierno ha sido una de las más sorpresivas del torneo.
Para empezar, el resultado del clásico no lo esperaba nadie; ni el más fanático de los seguidores de la Liga se imaginaba ese 3-0 tan contundente y bien saboreado por todos ellos, que vivieron una noche de ensueño.
No tanto por este resultado, porque sabemos que el clásico es un partido aparte y ha sido dominado por los morados de cabo a rabo en los últimos años, preocupa la situación del Saprissa, que se ha quedado con una nómina de poca calidad, dadas las credenciales y expectativas de esta institución.
Se ha dado un hecho evidente: Jorge Vergara aprobó la venta de varios jugadores relevantes en la planilla; el equipo ha sufrido una sangría cuantiosa y la nueva generación llamada a suplirla no cumplió con las expectativas.
La generación de talentos del Saprissa, metida entre la que se vendió (Saborío, Badilla, Celso, Azofeifa, López); los que quedaron y aún juegan como titulares y la que está en Egipto (nueve morados), no cumplió y esto es responsabilidad de todos, incluyendo al técnico Jeaustin Campos.
Parece, por lo que se ve, que valores como Balladares, Loaiza, Russel, Waston, Santana, Cordero, Elizondo y otros, no reventaron con el mismo éxito de Keylor Navas y Alexander Robinson y ahora esto pesa.
Metido en Concacaf, con varios jugadores que cargan los fracasos de la Selección Nacional; con poca o ninguna inversión de su único dueño, Saprissa luce agotado, cansado, sobrecargado y sin alegría, lo que se notó en el clásico.
Retornando al Invierno, el 2-0 de Brujas en el norte fue sorpresivo y acabó con Juan Carlos Arguedas, quien duró dos semanas menos que lo que le vaticinó de mala leche Juan Luis; fue sorpresiva la derrota del Herediano con la UCR, si se toma en cuenta el levantín que traían los florenses, aunque los pupilos de Johnny Chávez vienen en buena campaña y han soltado puntos en los cierres, detalle que no se dio ayer; cayó Cartaginés en su patio ante el monarca, equipo que solo una vez lo ha derrotado en el Fello Meza y solo ese empate a uno entre poetas y chuchequeros, sonó a lógico. Fue, sin duda, una jornada con variabilidad.

[email protected]