Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 18 Septiembre, 2009



Tano…¿qué opina de René Simoes?
Nada… ¿qué puedo opinar?
A como están las cosas no es asunto de quitar a Kenton y poner a otro la solución.
Estamos de acuerdo en que la situación de don Rodrigo era insostenible por diferentes factores. Ya escribimos muchísimo de eso.
Pero, para lo que viene, es exactamente igual que haya firmado don René, que Sir Alex Ferguson.
Ni Ferguson, ni Bianchi, ni Capello, ni Pekerman nos pueden asegurar un triunfo contra Estados Unidos en Washington, que va a resultar el juego clave para la clasificación.
De ser así, de existir un entrenador en el mundo que nos garantice que puede derrotar a Estados Unidos en el último juego de la hexagonal, pues le ofrecemos la mitad del premio por ir al Mundial y repartimos la otra mitad entre todos los demás.
Hablando de premios: ¿saben ustedes que a los futbolistas de elite del seleccionado nacional (y lo de elite desde luego que no es por calidad de juego sino por salario), les molesta que los entrenadores estén convocando nuevos compañeros, porque se divide más el premio de la clasificación?
Por ejemplo, si vamos a Sudáfrica, hay que darles un poco de platita a Giancarlo González, a Villalobos Chan y a otros, que no jugaron ni medio segundo con Kenton.
Pero, retornando al tema, bienvenido sea Simoes y que le vaya bien en su función, no como excelente técnico, que no lo es, sino como bombero emergente, urgido de salvar la patética situación que afronta el seleccionado nacional.
Y, por favor, archiven los discursos tontos y sin contenido; no nos salga el brasileño hablando de las fortalezas de su nuevo equipo “porque suma 12 puntos en la hexagonal”. Eso es pura demagogia para quedar bien con sus nuevos patronos. Su nuevo equipo está en la calle y debe ver cómo lo pone a caminar, ya sea con la lista de jugadores que le entregue Arnáez o quizá su buen amigo Guimaraes.
Y, a don Eduardo Li que no nos salga con frases baratas como que el brasileño está para clasificarnos a Sudáfrica y si lo logra, ficharlo a un trabajo a largo plazo.
Don Eduardo, no es este el técnico que Costa Rica necesita para un trabajo a largo plazo; no tapemos el hueco en que estamos, precisamente con frases huecas y sin sustento real.

[email protected]