Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 19 Agosto, 2009



Si algún cuerpo dirigencial ha tenido paciencia con un director técnico en los últimos años en el fútbol nacional ha sido el de Brujas.
Mauricio Wright ha topado con mucha tolerancia del grupo empresarial, que hoy lidera Minor Vargas, porque con la inversión económica que se le ha inyectado al club hechicero, para que tenga nóminas de lujo como las que presenta en cada temporada, ha sido muy escasa la conquista de pergaminos que valgan la pena, contrario a Liberia Mía, que en menor tiempo que los brujos ya suma una corona.
La temporada anterior escribimos sobre este tema y aplaudimos el comportamiento de los dirigentes hechiceros; ahora mantenemos la línea. Nos parece correcto sostener a un entrenador joven en su profesión, en un club también joven en su formación, de manera que más que apuntar a los dirigentes, mejor comentar el trabajo tan curioso, por no decir, irregular de don Mauricio, un estratega al que cada partido que le vemos a su equipo, nos cuesta más interpretarle su alineación.
Nos ha llamado siempre la atención como “desaparece” jugadores. A menos que se presenten problemas de indisciplina fuera de los campos del fútbol, no asimilamos como futbolistas que se presumen titulares, porque juegan como tales diez o más partidos, de pronto desaparecen del mapa.
La lista es larga, pero citemos ejemplos de recientes temporadas: Kraesher Mooke, (Rodolfo Rodríguez); Saúl Phillip (Esteban Maitland y Ricardo Harris) y ahora podría sucederle a Keylor Soto. Incluso a Carlos Díaz lo tuvieron sentado.
En ningún equipo de la primera división he visto esta característica tan notoria en Brujas; son contados con la mano y sobran dedos los futbolistas que mantienen rango de titularidad: Luis Diego Sequeira; Try Bennett, Danny Fonseca, Pablo Brenes, Ricardo Steer y…casi nadie más.
El domingo pasado nos sorprendió ver a Berny Peña de titular; la verdad es que lo teníamos ubicado en China y no sabemos si Brujas se lo trajo de vuelta en el equipaje después de su gira de pretemporada.
Hizo pareja con Luis Peña, el nuevo fichaje proveniente de San Carlos. Fuera entonces Keylor Soto, Michael Rodríguez, Jameson Scott, Maitland y Mooke.
Comentando de este partido, antes de que se iniciara, en el calentamiento de las dos oncenas, ya Carlos Rodríguez se le había pegado a Josimar Arias. Y no le dio un milímetro en todo el encuentro.
Todos conocemos las tácticas de Juan Luis; sacrifica a un jugador, juega prácticamente con diez hombres, pero anula el cerebro del contrario. A pesar de esa limitación tan evidente en el motor de Brujas, su técnico siguió jugando con dos volantes de marca, Danny y Fofo y no auxilió a Josimar con un jugador de similares características (Paolo Jiménez). Con Brujas partido en dos, no reforzó la zona de conflicto y metió dos delanteros a un automóvil sin batería.
El tema da para más.

[email protected]