Logo La República

Miércoles, 21 de noviembre de 2018



NOTA DE TANO


NOTA TANO

Gaetano Pandolfo [email protected] | Sábado 15 agosto, 2009




Cuando les preguntan a futbolistas veteranos de 34 años o más, cómo hacen para mantenerse activos y competitivos a pesar de la edad, la mayoría responde:
“no hay futbolistas viejos y jóvenes, lo que hay son futbolistas buenos y malos, sin que importe la edad”.
Pienso parecido.
En un lapso tan corto de tiempo como pueden ser 12 o 13 meses, los futbolistas y por consiguiente, los equipos que ellos integran, no pueden ser requetemalos, malos, buenos y muy buenos de un juego al otro.
O no sirven para nada, o sí sirven pero pasan un mal momento.
Sobre estas premisas es que Rodrigo Kenton debe sacar sus propias conclusiones, como decíamos ayer, primero reconociendo y aceptando sus errores, que se han cuantificado en las últimas horas y luego poniendo oídos sordos a tanta crítica destructiva que surge como maremoto a raíz de un pésimo resultado.
Tengo la impresión de que los costarricenses seguidores de la selección, lamentablemente unieron y pegaron las estrepitosas derrotas de Herediano y Liberia Mía con el trabajo que venía realizando la tricolor en la primera vuelta de la hexagonal.
Ese par de palizas contaminaron y envenenaron el entorno del seleccionado y como bien lo señaló el aficionado José Retana, en un comentario que me envió ayer, le metieron miedo al grupo y lo sembraron de dudas.
El cuerpo técnico y los asesores en mente y motivación que trabajan en la tricolor, o no tuvieron tiempo o no pudieron sacar de la cabeza y el corazón de los futbolistas seleccionados el par de fracasos que en la cancha cosecharon Herediano y Liberia Mía y todo el grupo se los llevó metidos en el equipaje al juego contra Honduras. Sobre todo, los jugadores que fueron parte activa de ese par de estrepitosos resultados.
Digo esto, porque repito, no concibo que Freddy Fernández es un central que lideró exitosamente una defensa que no permitió goles a Honduras y El Salvador en el Saprissa y le aguantó 120 minutos a México con todas sus estrellas, las mismas que le metieron siete goles a Estados Unidos en dos partidos y de pronto, es un defensa que no sirve para nada.
¡Jamás, esto no es así!
Se debe respetar la opinión de los que dicen que Freddy no es un buen defensor; tienen todo el derecho a decirlo y pensarlo. Otros opinamos lo contrario.
Pero el punto clave y sobre lo que debe trabajar y decidir muy bien Kenton, es descifrar el enigma del porqué jugadores de buen desempeño en la primera vuelta de la hexagonal, se derrumbaron mental y futbolísticamente en algunos partidos de la Copa Oro y en el arranque de la segunda fase.
La solución no es borrarlos de la lista; la solución no es llamar a Tuma, Marín, Cordero, Segares, Jervis; la solución no es buscar caras nuevas y enviarlos a la guerra.
La solución, la solución… ¿alguien la tiene?

[email protected]