Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 7 Enero, 2008

NOTA TANO

Gaetano Pandolfo

Hoy que buena parte del país retorna a la normalidad después de la resaca de los festejos de fin de año, y que el próximo fin de semana se inicia el campeonato nacional de papel, con el ingrediente del juego amistoso entre las selecciones de Costa Rica y Suecia, vale la pena volver sobre el tema.
El fútbol costarricense está en decadencia; la última gran alegría que vivió la afición nacional fue la exitosa eliminatoria que jugó la Selección Nacional en ruta al Mundial de Corea y Japón y que incluyó como cereza en el pastel, el Aztecazo y el “Hondureñazo”.
Ese grupo de jugadores que comandó Alexandre Guimaraes le regaló a los aficionados la última satisfacción, digamos que prolongada, porque se inició con la goleada que se le propinó a Guatemala en Miami, la cual nos metió en la eliminatoria, siguió con muy bellas presentaciones de la tricolor, incluyendo ese par de victorias impresionantes en México y Honduras e incluso, el triunfo contra China ya en el Mundial, antes de cerrar con el 5-2 frente a Brasil, analizado de diferentes maneras por nuestros compatriotas: vaso de agua lleno por la mitad.
¿Está medio lleno o medio vacío?
Ese juego contra Brasil, miles lo vieron espectacular y miles, aparatoso; formamos parte del segundo bando pero en todo caso, como que ahí se cerró la llave de las buenas faenas del balompié nacional.
Lo que siguió fue esporádico.
Un titulito por aquí (Uncaf), un par de golcitos por allá (Wanchope ante Alemania), un partidito bueno por el otro lado (Saprissa en Japón), pero en general, lo que han marcado los últimos meses es el tobogán en vertiginoso descenso del fútbol costarricense, retratado incluso en ese desprestigiado ranking de FIFA, donde se nos ubica por ahí del puesto 70.
Como a nosotros nadie nos saca de la cabeza que este descenso en la calidad de nuestro fútbol, exactamente reflejado en el campeonato nacional de papel, se debe a la poca calidad futbolística de nuestros jugadores, hoy que se inicia 2008 para muchos administradores, sería bueno que quienes administran nuestro deporte favorito, se decidan finalmente a ponerle el cascabel al gato y tomen decisiones radicales para atacar el origen del problema.
Mientras sigue el vacilón, mientras se desarrolla el campeonato y se inicia la nueva eliminatoria mundialista, es necesario iniciar un trabajo revolucionario en las ligas menores y si no hay dinero para arrancar, se debe empezar a buscarlo.
Y una cosa por otra.
¿De dónde puede salir esa fuente de financiamiento?
Bajando la inflación en nuestros clubes; cancelando salarios acordes con el rendimiento de nuestros mejores futbolistas; recortando gastos, para ir formando un colchón de colones que se invierta en la formación de jóvenes talentos, para iniciar una revolución en las bases que brinde frutos a no muy largo plazo.

[email protected]