Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 29 Julio, 2016

Si Hernán Medford trabajara en un circo, tendría un puesto fijo: domador de leones.
De cuatro, cuatro. Cuatro enfrentamientos con el rey de la selva y en todos, el león convertido en gato de porcelana, en mascota minino.


El técnico del Herediano le tiene la medida exacta al Alajuelense y se lo traga, en mucho porque comanda una formación estructurada, montada en una base fija y sólida que conforman el portero Moreira; los defensas Cubero y Salazar; los mediocampistas Granados y Azofeifa y el artillero Ruiz, por no citar a jugadores habituales en la oncena estelar que no desentonan; Miranda, Hernández, Ramírez, Aguilar, Sánchez, Yosimar, Hansen y Mambo Núñez, el artífice del triunfo del miércoles gracias a ese gol de billarista, delicia a los ojos de los espectadores.
Mientras El Pelícano sabe lo que tiene y hacia donde va, el nuevo timonel del Alajuelense, José Giacone está metido en un enredo táctico que él mismo ha construido por querer quedar bien con todos sus jugadores. A don José le está quedando pesada esa camisa rojinegra, que le complica a un entrenador nuevo en el patio, tomar decisiones que implican “banquear” a jugadores de la estirpe de Johnny Acosta, Pablo Gabas, Luis Miguel Valle, Diego Madrigal, Allen Guevara, Jonathan McDonald, José Guillermo Ortiz, que vienen con el club de temporadas atrás, a los que se suman las caras nuevas que son muchas y que no caben todas en las alineaciones titulares.
Entonces, Woodly juega un ratito; Lucas Gómez otro ratito; Sibaja y Chunchito Montero, ratitos; Claro y Gabas ratitos; Jamesson Scott dos juegos sí, dos no y así cuesta un mundo armar un equipo que pueda jugar bien al fútbol y más difícil aún que sea contundente frente al marco enemigo: Pemberton, Salvatierra, Kenner Gutiérrez, Meneses y digamos que Cummings y Ortiz, son los habituales de Giacone, el mismo número de los habituales de Medford.
La gran diferencia entre el Team y el León, se marca en el resto de la nómina titular y los relevos, mucho más compenetrados los jugadores del Herediano por tener más temporadas en el club, que varios de los nuevos rostros erizos, apenas balbuceando en un equipo que te exige muchísimo más que la mayoría de los clubes de donde provienen los nuevos jugadores rojinegros.