Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 8 Abril, 2015

¿Hubo noche mágica en el Morera Soto?.
¿Se clasificó Alajuelense a la final de la Liga de Campeones?
¿No pudo el León revertir el resultado en contra que se trajo de Montreal?
Inicio con estas interrogantes porque escribo esta Nota pocas horas antes del juego en Alajuela, del que ustedes conocen el resultado.
Ayer analizamos lo que podía suceder en La Catedral.
Toca el turno al Herediano que se presenta esta noche en el infierno de Santa Úrsula, repleto hasta el tope de una multitud incendiaria y rugiente dispuesta a que sus Águilas levanten el vuelo y no terminen de despeñarse.
Mauricio Wright tiene que lucirse y presentar una formación que sea capaz de sostener el marcador de ida, un 3-0 inobjetable que da margen suficiente si se juega con inteligencia para amarrar la clasificación a la final contra…?????
América no se enfrenta esta noche al Herediano; América se enfrenta al reloj, su mayor enemigo y estos partidos que se inician así, con una ventaja tan amplia para uno de los contendores, si el que lleva la ventaja sabe sostenerla, protegerla e incluso ampliarla no son de 90 minutos, sino de 70 o 75 a lo máximo.
Si en el minuto 70, Herediano sigue ganando 3-0, el juego entra en barrena para los anfitriones, las gradas se silencian y el terremoto inicial concluye. Este juego es de intensa presión para los discípulos de Gustavo Matosas que prácticamente cuenta con todo su arsenal mientras que el Team en cuanto a su formación inicial es una incógnita, pues Wright puede apuntarse o definirse por diferentes rutas tácticas.
Si entra a sostener el 3-0 probablemente inunde la mitad de su cancha defensiva de piernas, con un 5-3-1-1, donde actuarán los centrales Hernández, Brown y Montero (Saravia); los carrileros Scott y Nelson, tres volantes de marca: Granados, Gómez, Azofeifa (Alvarado), Elías Aguilar y una punta a escoger entre Yendrick, Lagos o Hansen.
Otra opción es jugarle al América un partido abierto, frontal y cara a cara, sin esconderse en procura de anotarle un gol que lo liquide y entonces podríamos ver en la formación estelar un binomio de ataque y en la cintura, al lado de Elías, a figuras como Esteban Ramírez y José Luis Cordero.
¿Se atrincherará el Herediano a sostener su amplia ventaja?
¿Jugará el Team un partido “normal” para obligar al América a no descuidarse en retaguardia para evitar el desastre?
Mauricio suma piezas para ordenar su propio ajedrez: prudente, precavido, atento al reloj o impulsivo, emotivo, arriesgado, dispuesto a liquidar desde las primeras de cambio.

[email protected]