Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 15 Octubre, 2016

Saprissa viaja a Heredia dispuesto a volar en la cima

Herediano y Saprissa se juegan la cima del Invierno; fue muy breve el paso del campeón nacional por la azotea de la clasificación, luego de aprovecharse del tropezón del Monstruo con Carmelita.
El equipo de Carlos Watson le cedió al de Hernán Medford el primer lugar del campeonato, pero el Team no pudo sostenerlo ni una semana. Cayó derrotado en Liberia en la misma fecha que el Saprissa despachó a Limón y entonces el equipo de Tibás retomó el liderato que va a defender esta noche en el Rosabal Cordero.
Saprissa le lleva dos puntos de ventaja al monarca, de manera que si vence se aleja cinco unidades ya en la parte final de la segunda vuelta y a solo cinco fechas para pasar a la cuadrangular. Herediano tiene la oportunidad de vencer y apoderarse de nuevo de la cima de la tabla.
El campeón anuncia el regreso a la formación estelar de los artilleros Víctor “Mambo” Núñez y Jonathán Hansen, pero no podrán contar con el máximo goleador del Invierno, Yendrick Ruiz. También Johnny Acosta podría ser titular en la retaguardia y vuelve al medio campo Randall Azofeifa tras su regreso de la Selección Nacional. Hernán Medford puede presentar una formación de lujo con De Lemos; Quirós, Acosta, Saravia, Salazar y Torres; Azofeifa, Granados y Aguilar; Hansen y Mambo.
Saprissa de pronto se llenó de muy buenos delanteros y al binomio de arranque que formaron Colindres y Ronchetti, ahora hay que sumarle a Blackburn y Anllel Porras de enorme actuación frente a Limón.
En la cintura estarán Ulises Segura, Angulo y Guzmán y atrás Mora, Machado, Miller y Calvo. Danny Carvajal de portero.
En este campeonato Hernán Medford no se la ha visto a Carlos Watson; el Herediano ha dado cuenta fácilmente de la Liga, ha derrotado al Cartaginés pero no ha podido con el Monstruo. Esta noche en el Rosabal Cordero que estará a reventar, el campeón nacional se juega esa doble carta de finalmente poder vencer al Saprissa y además arrebatarle el primer lugar. La afición confía y espera que el bien llamado clásico del buen fútbol haga honor a su nombre y que se presente un partido abierto, emotivo, limpio y de pocos cortes. Estamos notificados: la cima se puede tambalear o el líder actual se despega y prácticamente amarra la cuadrangular.