Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 28 Julio, 2016

Italia está sumergida en una crisis económica que ha hecho que sus ciudadanos miren con buenos ojos la posibilidad de seguir los pasos de los ingleses y retirarse de la Unión Europea.

En momentos de crisis, los políticos y economistas italianos movían la lira a su antojo, mientras que hoy en día el euro los encadena. Por eso, hace muchísimos años, el fútbol italiano dejó de importar estrellas de altos quilates, tipo Messi, Suárez, Neymar o Cristiano Ronaldo para citar a los más mediáticos, y su campeonato se inundó entonces de futbolistas del centro de Europa y unos pocos suramericanos de primer nivel.
Fue tan masiva la presencia de futbolistas extranjeros en los equipos italianos que, entre los poderosos, solo la Juventus se salvó de presentar formaciones con más italianos que foráneos. El Inter jugó decenas de partidos sin un solo italiano y como siempre, el pez gordo se comía al chico y extranjero que se lucía en club pequeño, lo atrapaba el grande.


De esto y más habló esta semana el capitán de la Roma, Francesco Totti, que no se guardó nada tras conocerse el millonario fichaje de Gonzalo Higuaín por la Juventus.
Totti señaló que "hoy en día los jugadores del fútbol son un poco como nómadas. Siguen al dinero y no al corazón. Tal vez sea la diferencia entre ellos".
En declaraciones a La Gazzetta dello Sport, la leyenda de la Roma se mostró en contra de las operaciones del fútbol actual y resaltó que "no hay muchos jugadores que sigan a su corazón. Si yo hubiera pensado en el dinero, habría dejado la Roma hace diez años. Para mí, lo importante es la pasión, no el dinero. Siempre amé estos colores y siempre quise vestir esta camiseta".
Sobre la situación del fútbol, Totti señaló que "no todos los extranjeros son como Maradona. Sueño con un campeonato en que solo pudiera haber dos por equipo. Ahora, en el mío no se habla el suficiente italiano, hasta los masajistas utilizan el inglés".
Y, volviendo a referirse sobre la venta de Higuaín, el jugador romano fue claro al decir que "los aficionados van al estadio a divertirse y para ver a jugadores que se mantienen leales a un equipo, esperando no ser traicionados. El hecho de que Higuaín haya cambiado el Nápoles por la Juventus es un desastre".
¡Bravo por Totti, así se habla!