Logo La República

Domingo, 18 de noviembre de 2018



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo [email protected] | Viernes 22 julio, 2016


¡Qué diferentes son los trabajos entre un director técnico de fútbol y un “manager” de Grandes Ligas!
A la hora de tomar decisiones sobre las nóminas titulares, nos parece que los pilotos de béisbol tienen menos complicaciones que los entrenadores de fútbol. Los “managers” se sustentan en los “numeritos” que son los que mueven el béisbol, pero los estrategas del fútbol no pueden formar sus alineaciones estelares basados en desempeños individuales, por ser una disciplina colectiva.
Por ejemplo, yo que veo jugar a los Indios de Cleveland todos los días, conozco al equipo de memoria y puedo interpretar al detalle los movimientos que ordena el piloto Terry Francona.
Todo se basa en números, de manera que un beisbolista que era suplente en La Tribu, como el “utilily”, José Ramírez, inició la temporada de titular por la lesión de Michael Brantley, empezó a batear y mantuvo un promedio de .300 que lo convirtió en titular por toda la temporada.
José Giácone en la Liga, para comentar de mi equipo, no puede hacer lo mismo que Francona.
Analicemos el Alajuelense de las dos primeras fechas: intocables Pemberton, Salvatierra, Cummings, Gutiérrez, Meneses, Valle, Guevara y Ortiz. Primer partido con tres en el fondo; segundo con línea de cuatro. Sacrifican a Scott en defensa para que entre Sibaja en la medular.
¿Qué decidirá Giácone cuando Johnny Acosta esté a punto? ¿Qué “numeritos” respaldan a Cummings y Gutiérrez para sostener la titularidad?
El capitán Pablo Gabas fue archivado; ahora es reserva y Jorge Claros solo ha jugado algunos minutos. Diego Madrigal le resuelve el acertijo en el juego con Limón; anota el 1-0 y gesta el 2-0, de manera que “los numeritos” lo respaldan.
¿Debería o podría ser Madrigal, el José Ramírez de los Indios? La respuesta es negativa, porque son disciplinas deportivas distintas. Puede que a Madrigal ni le alcance para ser titular este sábado cuando Alajuelense reciba a Liberia.
Y… ¿el gol de cierre de Lucas Gómez le abre la titularidad? ¿Sentará Giácone a José Guillermo Ortiz en blanco en dos juegos?
Esta es la gran diferencia; si en béisbol usted batea, sigue jugando; en fútbol no, puede anotar o jugar muy bien y lo sientan al siguiente juego porque los indicadores son distintos.
Incluso se toman en cuenta características del siguiente rival, tema que en el béisbol poco interesa, salvo conocer el brazo del lanzador de turno.