Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 20 Julio, 2016

Seemore Johnson, Elías Palma, José Mena y LeMark Hernández. ¿Y, quiénes son estos? La nueva defensa de la Universidad de Costa Rica.
Desmantelado que fue el equipo celeste en la pretemporada, el técnico Guilherme Farinha nunca se quejó en el receso de lo sucedido a lo interno del plantel y solo prometió trabajo, trabajo y más trabajo en la antesala del Invierno, para presentar una nómina competitiva en el torneo.


Si bien es cierto el calendario lo puso a debutar ante Carmelita, por los antecedentes del Verano, uno de los equipos menos poderosos del campeonato y candidato temprano a luchar por evitar un descenso que estuvo en puertas el torneo anterior, fue agradable observar el desempeño de esta “nueva UCR”, que aplastó a los carmelos 4-1 en el resultado más explosivo de la jornada inaugural.
Lógicamente que al perder ocho piezas vitales de su engranaje estelar en el Verano, el lusitano Farinha, por aparte, muy motivado por la coronación de Portugal en la Eurocopa, hizo de tripas corazón y presentó ante Carmelita una base de la formación anterior que incluyó al portero Carlos Méndez; al defensa central José Mena, un mediocampo completamente académico con Darío Delgado, Gustavo Díaz, Freddy Álvarez y Víctor Gutiérrez, más el ariete Olman Vargas, ahora acompañado por el morado, Jonathan Moya, cedido en préstamo a los estudiantes.
Bryan Solórzano otro muy buen futbolista del medio entró de cambio; suponemos que el eterno capitán José Vargas está lesionado porque es pieza inamovible de don Guilherme, de manera que la Academia dio un golpe de efecto en el arranque y sobre todo, dio a entender que la pérdida de piezas estelares como Julio Cascante, Mauricio Montero, Jonathan Sibaja y otras que marcharon un poco antes como Jamesson Scott y Lucas Gómez no rompieron la estructura de la formación.
Mañana, la Universidad recibe al Deportivo Saprissa, una prueba de fuego tempranera para analizar si el categórico triunfo 4-1 ante Carmelita, fue producto de la debilidad del contrincante o de méritos propios de la oncena estudiantil y en ese sentido, un rival como el Monstruo, con parches en muchas zonas de su cuerpo se presenta apropiado para medir el verdadero potencial de los celestes.
Sobra decir que si Saprissa no le gana a la “U”, su clientela se va a indigestar después de que los morados dejaran escapar el triunfo frente a los sancarleños en la fecha inicial.