Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 1 Julio, 2016

Keylor Navas, Celso Borges y Óscar Duarte son figuras estelares de la primera división del fútbol español.
Keylor, ni que digamos.


Sin embargo, el protagonismo que muestran respectivamente en el Real Madrid, Deportivo y Español de Barcelona, no alcanza para que la liga española como mercado se le abra a otros futbolistas costarricenses.
En ocasiones me pongo a soñar, como fanático del Osasuna de Pamplona, club que acaba de ascender a la primera división, lo hermoso que sería que jugadores como Yeltsin Tejeda, que desea abandonar el Evián francés para no jugar en la tercera división e incluso Cristian Gamboa, archivado en la banca en su club West Bromwich y proyectado a ser reserva durante la temporada que se avecina, ficharan por el Osasuna. Estallaría de emoción.
Como simple anécdota les cuento que el Osasuna tiene un defensa central que se llama Tano y fue titular buena parte de la temporada.
Con Tano, Tejeda y Gamboa en el Osasuna me traslado a vivir y trabajar a Pamplona.
Solo quienes están metidos en ese mundo de los traspasos y fichajes en el mercado internacional de piernas, conocen cómo se mueven las fichas.
De lejos, uno puede creer que, si por ejemplo, Keylor Navas le recomienda a los dirigentes del Levante o del Albacete, cuyas porterías defendió, a algún futbolista costarricense, con semejante padrinazgo los compatriotas tendrían una oportunidad. Mínimo una prueba para viajar y mostrar sus condiciones.
Tejeda y Gamboa fueron titulares en el Mundial en Brasil, sobran videos que enseñan sus cualidades; suman dos o tres temporadas en Europa. En resumen: son dos muy buenos futbolistas. ¿Por qué es tan complicado que jueguen en España?
¿Qué intereses se mueven entre dirigentes, agentes y empresarios?
Incluso, si nos venimos para Costa Rica, el fichaje que hizo el Saprissa del trinitario Aubrey David y su magnífico desempeño en el último Verano, debió abrir el mercado costarricense para los futbolistas de Trinidad y Tobago. Sin embargo, los dirigentes de clubes grandes como Herediano y Alajuelense y todos los demás, no volcaron sus ojos al fútbol trinitense.
Ahora que a la Liga se le lesionó Harry Rojas, dijeron que buscan un futbolista de similares características pero no lo encuentran. ¿No estará jugando ese futbolista que necesitan en el campeonato de Trinidad y Tobago?