Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 25 Junio, 2016

España campeón; Italia subcampeón; Alemania eterno favorito. De estas tres potencias del fútbol del Viejo Continente, solo una podrá instalarse en la semifinal de la Eurocopa. O puede que ninguna, si Eslovaquia se “jala” un par de tortas.
Campeón o subcampeón estará liquidado este lunes; España e Italia se enfrentan en octavos de final y solo el vencedor sobrevive. No hay ninguna duda de que a los italianos les tocó su rival más incómodo de toda Europa. La “azzurra” se acomoda muy bien frente a cualquier rival de su continente, pero el “tiqui tiqui” y el “dame dame” de Andrés Iniesta y compañía los marea. El 4-0 de la final de la edición pasada así lo refleja.


Entonces: o España o Italia. Uno de los dos no sigue y al que gane le tocará al vencedor del duelo entre Alemania y Eslovaquia, uno de los cuatro mejores terceros lugares en la fase de grupos. Se supone que triunfan los “panzers”. En cuartos de final jugarían Alemania y el ganador de España e Italia, de manera que a la semifinal solo llega uno.
En cuartos de final puede darse otro choque de trenes en el mismo lado de la llave entre Francia e Inglaterra y ahí se despide otro grande.
En otras palabras, es imposible en esta Eurocopa, que se enfrenten en la final todas estas poderosas selecciones: España, Alemania, Francia, Italia e Inglaterra. Solo una de ellas será finalista, proyectando desde luego que Islandia, República de Irlanda y Eslovaquia se quedarán en el camino.
En la otra llave emerge como favorita a la final Bélgica, a la que todo, en el papel se le acomodó muy sabroso. No enfrentará a ninguna de estas cinco potencias y su ruta a la final pasa por eliminar a Hungría, después probablemente a Gales y en semifinales, eventualmente al vencedor de la equilibrada serie entre Croacia y Portugal.
Suiza o Polonia, que podrían también atravesarse en el camino de los belgas, no pintan como rivales de peso para un seleccionado que hoy está calificado como el mejor tercero del mundo.
¿Qué tendrá que decir a todo esto la Portugal de Cristiano Ronaldo, el mediático astro que despertó con dos goles en el último juego de los lusitanos?
¿Podrá Portugal liquidar a Bélgica en una eventual semifinal? ¿Será Croacia, la responsable de este desmadre en la llave de juegos por su triunfo ante España, la nueva “vedette” del torneo?