Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 24 Junio, 2016

Ese Italia-España de los octavos de final de la Eurocopa, quedó más atravesado que bus de pasajeros en el Área Metropolitana.
Esta vez no funcionaron las bolitas calientes, tibias y frías que estrellas del fútbol de antaño, tan corruptas como los dirigentes de FIFA y UEFA que les ordenaron seleccionarlas en los sorteos, no se les acomodaron a los anfitriones del evento en Francia, que en las primeras de cambio, presenta como duelo en octavos, nada más y nada menos que el juego entre los dos finalistas de la anterior edición.


En aquella ocasión, la “Furia Roja” trepada en el maravilloso fútbol del Barcelona y sus fabulosos enanos del medio campo, liderados por Iniesta, Xavi y Busquet, aplastó a los “azzurri” 4-0, de manera que el choque del próximo lunes tiene tintes de revancha para los italianos.
Demasiado adelantado en el calendario esta confrontación entre el campeón defensor y la siempre incómoda escuadra de Antonio Conte, que no fue señalada como favorita para ganar esta Eurocopa, privilegio cargado a las selecciones de Alemania, Francia, Bélgica y desde luego la española.
Para peores males de la organización, la selección que gane este duelo de octavos entre italianos y españoles, es casi seguro que debe enfrentar en cuartos de final a Alemania, que se supone, dará cuenta de Eslovaquia en su juego de octavos.
Entonces, una eventual final de esta Eurocopa en caso de que Francia fuera eliminada en alguna instancia previa, proyectada entre España y Alemania, es imposible que se produzca.
Si el rey elimina a Italia y los teutones hacen lo propio con Eslovaquia, habrá choque de trenes en cuartos entre las dos potencias del Viejo Continente.
La culpa de todo este desmadre en el calendario la tuvo Croacia, cuando se le ocurrió derrotar a España en la última jornada del Grupo D, apoderándose del primer lugar. Los croatas enfrentarán al Portugal de Cristiano Ronaldo y lanzaron a España al complicadísimo duelo ante una Italia que ganó el grupo E, gracias a su triunfo inicial frente a los belgas.
Los octavos de final presentan una llave incendiaria, donde se despedazarán entre ellos los favoritos: Alemania, España, Francia, Inglaterra e Italia y otra llave mucho más cómoda donde Bélgica emerge como favorita ante rivales como Hungría, Gales o Irlanda del Norte y en semifinales a los que sobrevivan entre Suiza, Polonia, Croacia y Portugal.
¡Todo por culpa de Croacia!