Logo La República

Martes, 20 de noviembre de 2018



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo [email protected] | Lunes 30 mayo, 2016


Keylor Navas se consagró campeón de la Champions, algo bien difícil de asimilar por la grandiosidad de la conquista.
Cuentan que la abuelita de Keylor se metió a su cuarto a rezar y no quiso ver los lanzamientos desde la mancha de penal.
No sé si notaron que Navas oraba arrodillado a un lado del marco, mientras su colega Jan Oblak veía pasar los misiles merengues a los cordeles. “Tenía fe de que ellos o botaban un remate o se los paraba”, expresó Keylor en el césped del mítico San Siro.
¿Qué calificativo calza en el lauro del portero generaleño?
Si respondemos que no los hay, metemos de una vez en la hazaña a todos los habituales: grande, monumental, heroico, inmortal, increíble, sin palabras y decenas de etcéteras.
Un tico alzó la Champions y a pocos kilómetros del escenario que lo vistió de leyenda, otro tico, no futbolista sino ciclista terminó en Turín el Giro de Italia en el “top-ten” de la clasificación general: Andrey Amador.
Un día de estos Andrey se colgó sobre su corazón la “Maglia Rosa” y fue líder de la clasificación general por 24 horas; fue el mejor ciclista del mundo por un día y Keylor Navas fue el mejor portero del universo también en su día: el día que conquistó la Champions, el torneo de clubes más exitoso y exigente del planeta fútbol.
Cómo no estar orgullosos los costarricenses.
Los éxitos de Keylor y Andrey opacaron el triunfo de la Sele en su último juego amistoso antes de viajar a la Copa América. Costa Rica derrotó a Venezuela 2-1 y ahora viaja a una competencia bien difícil por la calidad de sus oponentes.
Es un torneo repleto de estrellas, pero quién sabe, saltan muchas dudas, si la luminosidad de estos astros que bregarán en varios escenarios de los Estados Unidos, pueda superar el brillo alcanzado por Andrey Amador y Keylor Navas en territorios del Viejo Continente.
Hoy el deporte costarricense brilla con luz propia; estamos eufóricos, felices, positivos y agradecidos con estos atletas de elite que pusieron el nombre de nuestra Patria en el mapa mundial. Navas leyenda; Amador héroe, van a empujar emocionalmente a los “muchachos” de Óscar Ramírez a una competencia a la que llegan estimulados por lo sucedido en Brasil 14, ya no cenicientas sino protagonistas.
Protagonistas como Keylor y protagonistas como Andrey.
Ya los ticos no somos mantequilla.