Logo La República

Lunes, 10 de diciembre de 2018



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo [email protected] | Viernes 27 mayo, 2016


¿Qué le espera a José Giacone en Liga Deportiva Alajuelense?
¿Qué movimientos tácticos podría ordenar para darle un nuevo rostro al equipo?
Lo espera Patrick Pemberton en la portería, cero problemas. Veterano, maduro y consolidado.
Seis defensores de peso, a menos que se vaya el canalero Harold Cummings: Salvatierra, Kenner Gutiérrez, Acosta, Porfirio y Meneses. Además tres novatos que ya comieron minutos en primera: Steven Garita, Esteban Marín y Juan Pablo Vargas. Con estas nueve fichas no hay muchos movimientos por hacer.
En zona de recuperación sí habrá expectativas de lo que ordene don José. Javier Delgado archivó a Luis Miguel Valle, un elemento que da equilibrio a la formación y se apuntó mucho al binomio Gabas-Claros de escaso éxito en la final. Dejaron ir a Osvaldo Rodríguez, para mí muy buen futbolista, pero con un grueso de la afición eriza en su contra. Esta es una zona que urge reforzar. Se ocupan más mediocampistas recuperadores, de marca y con apoyo ofensivo de peso, como los tres que tiene el Herediano: Granados, Azofeifa y Cubero. Veremos qué decide Giacone.
Allen Guevara y Diego Madrigal dan buena leche pero son previsibles; pícaros, veloces, rompedores, les falta un poco de magia e imaginación para no caer en las redes rivales. Agréguele a Harry Rojas de características similares. Veremos si Giacone resucita a Diego Díaz o si el novel Kenneth Cerdas finalmente asume rol de estelar. Personalmente olvidaría rencores y le haría un punteo a Diego Estrada en Perú, manudo de cepa.
Las mayores expectativas surgen en la zona de ataque; desde luego que me dejaría de “varas” y le quito de inmediato la credencial de transferible a McDonald para volverlo al redil. Giacone lo pide.
McDonald y José Guillermo Ortiz (si no lo venden) es el binomio a repetir, pero es hora de que exploten, empujen y den rango de titularidad a los jóvenes Kenneth Dixon y Josimar Pemberton, hasta hoy firmados para nada, simples adornos en la reserva, los dos debajo de una variante habitual de Delgado que era Lezcano. Hay que darles muchísimos más minutos de acción a Pemberton y Nixon y verán que el ataque erizo se refresca y fortalece. No sabemos qué opina el nuevo timonel manudo de este par de piezas.
Con una tripleta de refuerzos, un zurdo nato en defensa; un volante de peso, de renombre y quizá un atacante, es más que suficiente para que Giacone arranque.