Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 23 Mayo, 2016

El interés de las mujeres costarricenses por el fútbol despertó apasionadamente conforme se presentaron los grandes partidos de la Selección Nacional en las eliminatorias mundialistas y luego en los campeonatos mundiales a los que se clasificó, desde Italia 90 hasta Brasil 14, pasando por Corea y Japón 2002 y Alemania 2006.
Son miles las compatriotas que no siguen con interés el campeonato nacional, pero son capaces de despertar a cualquier hora del día para pegar gritos y aplaudir las hazañas de la Tricolor en las Copas del Mundo, eliminatorias y otras competencias oficiales.
Guardando las distancias, la monumental hazaña de Andrey Amador cuando se apoderó del primer lugar del Giro de Italia y se uniformó con la legendaria “maglia rosa”, activó en miles de miles de costarricenses un inusitado interés por la disciplina del ciclismo; hombres y mujeres empezaron a madrugar “bien tempranito”, como decía un político por ahí, para pegarse a la TV a seguir con pasión desbordada la ruta del pedalista tico en el asfalto italiano.
Oraron, lloraron, empujaron, se comieron uñas y se crisparon cabellos, observando al héroe criollo engalanando al deporte costarricense con una proeza épica por su nivel universal.
Y, lo bonito del caso es que a partir del logro planetario de Andrey, se despertó una efervescencia masiva de los ticos por saber de ciclismo y por conocer las estrategias de este tan varonil deporte, en que a nivel de competencias de otro tipo, destacan también centenares de mujeres forjadas en hierro.
Lo primero que nos llamó la atención a los ignorantes de este deporte, fue eso de capos y peones; los que medio seguimos la competencia en sus previos, conocíamos que a Andrey le habían dado la función de peón y a su compañero de equipo, Alejandro Valverde la de capo.
Lo curioso fue cuando un experto explicó que el tico sería peón por su experiencia en el Giro y Alejandro capo porque participaba por primera vez. Uno pensaba que era al revés; el experimentado de capo y el novato de peón y fue así que muchos fuimos aprendiendo sobre la marcha y en pocas horas, detalles y características de esta disciplina, del todo desconocidas hasta que surgió la brillantez del pedalista costarricense.
Hoy y gracias a Amador, Tiquicia está inundada de expertos en ciclismo, sin que falten desde luego los típicos bombetas.