Logo La República

Martes, 20 de noviembre de 2018



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo [email protected] | Jueves 12 mayo, 2016


Javier Delgado tendrá que tomar sus riesgos ofensivos si desea sobrevivir en la cancha de don Eladio.
El dilema para el técnico rojinegro es que esos riesgos debe ordenarlos desde su zona defensiva y no cuenta con los jugadores para hacerlo.
Aunque parezca mentira, la ausencia de Johnny Acosta ha resultado nefasta para las aspiraciones erizas. ¿Por qué? Porque Acosta es un defensa que gusta salir jugando con balón dominado y le agrada aún más atravesar la frontera, como narra Óscar Segura en Repretel. Johnny pisa territorio rival con pelota dominada y eso ayuda mucho cuando se ataca. El canalero Harold Cummings no juega igual; defiende bien, pero no ayuda nada en ataque. La ausencia de Cristopher Meneses también pesa. Puede que juegue el sábado, de hacerlo, la Liga ganaría mucho en proyección ofensiva por su carril.
En el juego de ida en Alajuela, a José Salvatierra le faltó más ambición en ataque; lo decimos porque Hernán Medford no asignó a ninguno de sus jugadores a que bloqueara la salida del zaguero erizo. Recordemos que el volante abierto del Team por el costado izquierdo fue Esteban Ramírez, a quien el “Pelícano” le ordenó infiltrarse entre Salazar y Leo González en lugar de pararse en la nariz de Salvatierra. Esteban fue uno de los mejores defensas de la visita.
Súmele a la inoperancia de la retaguardia manuda para proyectarse al ataque, el hecho de que Jorge Claros tampoco ataca; marca muy bien, pero no aporta en ofensiva como sí lo hacen en Herediano sus tres volantes recuperadores: Granados, Azofeifa y Cubero, los dos primeros con gol. A Gabas se le marca a estampilla y si nadie suma por sus costados, el ataque manudo se frena. A Gabas le urge compañía para construir ofensivas: Valle en lugar de Claros y Carlos Discua u Osvaldo Rodríguez por Allen Guevara podrían ser parte del riesgo que se ocupa.
Horacio Esquivel técnico de Limón, dijo que a la Liga se la frena bloqueándole la salida por los costados y anulando a Gabas. No lo veo tan simple, porque a Salvatierra nadie lo bloqueó y tampoco Allan Miranda jugó a un metro de López y luego Loaiza. Gabas sí fue limitado pero la Liga se cayó porque sus dos pequeños expresos, Guevara y Madrigal no pudieron asociarse con McDonald y Ortiz, que fue el gran mérito táctico, entre muchos, del Herediano.
Si quiere ser campeón, Alajuelense necesita una cirugía en su formación estelar.