Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 28 Abril, 2016

En principio parece acertada la decisión de la dirigencia del Cartaginés de nombrar a Jeaustin Campos como director técnico del equipo.
¿Por qué?
Porque Jeaustin Campos lleva pegada en su cuerpo la tarjeta de ganador y un ganador, para que se entienda, puede ser un dirigente, entrenador o un atleta que haya ganado poco o lo haya ganado todo.


Jeaustin Campos, como técnico de fútbol suma características personales muy propias, muy suyas, incluso negativas para otras personas, que lo hacen un entrenador diferente, no en conocimientos de su profesión que los tiene, sino en comportamientos.
Por eso suman legión las personas que lo adversan, pero que igual lo admiran y apoyan por su peculiar forma de ser. No es un personaje gris; es de tonos altos, lo que conlleva rencor, pero también pasión en su quehacer profesional.
Nos parece acertada la escogencia de la dirigencia del Cartaginés; el arribo de Jeaustin a la dirección técnica del cuadro de la Vieja Metrópoli le pone sabor, sal y pimienta a un cuerpo técnico que urge revolucionarse.
A los futbolistas del Cartaginés hay que pellizcarles las nalgas, motivarlos mental y futbolísticamente para que reaccionen y despierten del eterno letargo.
En Jeaustin, van a tener un pararrayos, una larga antena que va a atraer hacia su persona todo lo que ronda la polémica y la confrontación. Campos gusta de ponerles el pecho a las balas y atraer hacia su polémica figura los proyectiles de la crítica y los cuestionamientos sobre el comportamiento del equipo.
Sus jugadores podrán trabajar y prepararse tranquilos mientras su entrenador debate y polemiza en los estrados de los medios de comunicación.
Al Cartaginés llega un técnico ganador y ya manifestó que se va a meter de cabeza en el vestuario a motivar a su nuevo equipo; quiere un grupo que combine experiencia y juventud y su primera meta como entrenador, será apartar al vestidor de los problemas administrativos del club. De esto, que se encarguen los directivos.
La personalidad de Jeaustin Campos es bien diferente a la de otros colegas que ya pisaron el vestuario brumoso: Guimaraes, Chávez, Solano, Wright, Méndez y dados los antecedentes y rasgos individuales muy suyos, de un técnico que hizo campeón al Saprissa, nos parece que la decisión de la dirigencia azul en esta ocasión fue la correcta.