Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 7 Abril, 2016

¡Me despedazaron!
En buena hora. Ya verán que todos aprenderemos del evento.
Me alegró mucho que las páginas deportivas del martes no se inflaron con el escorpión de Keylor Navas, quien imitó la acción del legendario René Higuita en un entrenamiento con Marcelo. Algo es algo.


Triturado en redes sociales, fácil comprender que no me comprendieron. ¿Merece Keylor Navas toda la atención de los medios de comunicación costarricenses? Claro que sí, pero el punto periodístico que cuestiono no va por esa ruta.
Pregunto: ¿algún lector de los periódicos impresos nacionales, leyó algún análisis táctico de cómo o qué planificó Zidane para frenar la maquinaria del Barcelona?
¿Algún colega escribió para informarnos personalmente o entrevistando a algún director técnico, qué estrategia utilizó el Real Madrid para que Keylor Navas solo tuviera dos intervenciones determinantes?
¿Qué hizo el Real Madrid para que Messi, Neymar y Suárez no se juntaran y se vieran tan grises y opacos?
Explicarle al lector situaciones tácticas y técnicas del clásico español, lo considero más periodístico que utilizar muchísimo espacio para contarnos que a Navas le hicieron trece remates, dos con el dedo gordo del pie derecho del argentino.
Esa es la intención de mis notas; buscar mejoras en la información y evitar, abusando de mis canas, que la prensa deportiva costarricense se vaya de bruces en ese periodismo corrongo que calificó tan bien Carlos Morales, donde todo es liviano e intrascendente.
Suponer o creer que Gaetano Pandolfo tiene envidia de Keylor Navas o que le molesta que inunden los medios con noticias del portero por haber sido formado en el Saprissa, excúsenme pero es una completa y absoluta estupidez, que solo puede engendrarse en mentes enfermas, envenenadas e idiotas.
Keylor Navas ya trascendió y rompió todas las barreras jamás alcanzadas por otro futbolista nacional. Grandioso en la cancha, humilde y generoso fuera de ella, fui honrado con su gentileza cuando me facilitó una entrevista en Madrid, pocas horas antes de un duelo Real Madrid-Levante, su anterior equipo. Hablamos, se tomó fotografías con familiares políticos míos y me atendió con exquisita educación.
Ojalá logren entender algún día, que Navas fue mi excusa como profesional, en procura de mejorar la información deportiva costarricense, mejora que debe imperiosamente empezar por mi persona.