Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 29 Marzo, 2016

El pasado fin de semana caí en la trampa de volver a sintonizar los programas deportivos mexicanos por la TV, que al final de cuentas no dejan de ser hasta cómicos.
Los colegas aztecas y sus analistas e invitados, de nuevo están como locos por el paso perfecto de su selección nacional en la eliminatoria del mundial, en la que comandan caminando el grupo uno con tres victorias al hilo.
En la “Última Palabra” incluso ordenaron una encuesta para conocer si es que de nuevo son los mejores del mundo o es que los rivales del grupo están muy flojos. Triunfó 65% a 45% la primera opción. Para ellos, de nuevo México está sobrado en Concacaf, muy, pero muy por encima de rivales de baja estatura como un Estados Unidos en crisis y una Costa Rica —lo dijeron ellos—, que no es la misma sin Jorge Luis Pinto.
Un analista se atrevió a manifestar que si le preguntan a costarricenses, estadounidenses, canadienses, hondureños, caribeños, etc. etc., cuál es la única selección de Concacaf que tiene asegurado un puesto al mundial en Rusia, la respuesta de todos nosotros será: México.
Los otros, que se repartan los sobros.
Están extasiados con el trabajo de Juan Carlos Osorio y ni ellos mismos saben qué fue lo que el colombiano le hizo al Tri para que de nuevo sea la máxima potencia del área.
Uno de la mesa, quizá el más equilibrado, se atrevió a manifestar que una cosa es la cuadrangular, en la que México camina sobre los cadáveres de Canadá, El Salvador y Honduras, y otro gallo puede cantar en la hexagonal, pero rápidamente le sellaron la boca. Jugar en el Estadio Nacional de La Sabana, ante 30 mil espectadores, no va a desequilibrar a un seleccionado que en este momento cuenta con jugadores de alto nivel en Europa, más los rostros nuevos que Osorio ha introducido en el plantel, hasta el punto de no ocupar figuras del relieve de un Carlos Vela, un Gio Dos Santos e incluso el goleador Oribe Peralta.
Ya todos nos enteramos como el colega David Faitelson “ninguneó” al fútbol de Guatemala a tal punto de poder entrar en líos diplomáticos entre las dos naciones, dado que hubo una protesta oficial del gobierno chapín por la mofa del comentarista azteca, menosprecio que calza exactamente en este entorno de éxtasis que inundó a la prensa deportiva mexicana tras sus victorias ante Honduras, El Salvador y Canadá. No hay duda de que este gremio es de flaca memoria.