Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 8 Marzo, 2016

Sigrid Niehaus Bonilla es una campeona, una verdadera campeona; me remonto a las Olimpiadas Seúl 88, cuando pude aplaudirla frenéticamente como abanderada del equipo olímpico costarricense.
Solo Sigrid y Sylvia Poll lograron hacer marcas olímpicas en natación; Niehaus paró el cronómetro en 100 pecho con récord nacional de 1:15:02, vigente 28 años después.


En casa de la familia Niehaus Bonilla se respira deporte, hermana de Horts y Kurt, el primero nadador olímpico también en Seúl y el menor, rey de las competencias a mar abierto. En 1980, los padres de Sigrid, don Walter y Nayiba le indicaron a la niña de diez años que si quería acompañar a sus hermanos en competencias internacionales tenía que empezar a nadar. Seis meses después ganaba oro en Honduras en 50 pecho, dejó sus sueños de ser tenista y se lanzó a la piscina a construir una fábrica de títulos y medallas que aún sigue activa.
Campeona nacional ocho años; campeona centroamericana en cinco ocasiones; monarca de Juegos Centroamericanos cuatro veces; dos veces reina en Centroamericanos y El Caribe; seleccionada nacional a dos mundiales: España y Australia; seleccionada al Panamericano de Indianápolis y a Olimpiadas Seúl 88.
Con 16 años de edad viaja a Estados Unidos y se pone a las órdenes de entrenadores que la preparan para Seúl. Después de las Olimpiadas es becada para seguir estudios superiores en la Universidad de Houston.
En 1991 es operada de la rodilla derecha; se le trunca la preparación para Barcelona 92; pasó un mes con un yeso de rodilla a cadera. Le prohíben nadar pecho.
Se gradúa en administración de hoteles y restaurantes, regresa a Costa Rica; cumple trabajos gerenciales en varias empresas, contrae matrimonio y se va a vivir a Guanacaste.
Cinco años después, cuando su primer hijo debe entrar al kínder, Sigrid regresa a la capital y retorna a la alberca a seguir su cosecha de títulos, ahora en categoría Masters.
Mamá de tres niños, estos la motivan a convertirse en un ama de casa campeona y en Masters logra cinco títulos nacionales consecutivos; asiste a tres Mundiales en Suecia, Italia y Montreal y en todos gana medallas; rompe récords nacionales y en el 2014 con 50 años de edad, la Federación Internacional de Natación (FINA), la clasifica como la segunda nadadora del mundo en 100 metros pecho.
Sigrid no se frena y el 2017 la espera con dos Mundiales más en Nueva Zelanda y Budapest. ¡Nadadora, mamá, campeona!