Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 22 Febrero, 2016

Cuando se jugaba tiempo de reposición del juego por la Champions del pasado miércoles entre la Roma y el Real Madrid, el técnico italiano Luciano Spalletti llamó de la banca a Francesto Totti, para que ingresara en el minuto 93, cuando los merengues ganaban 2-0.
¡Desde luego que fue una falta de respeto del técnico a la trayectoria del ídolo romano!
Pues bien. Ayer estalló el infierno, cuando el histórico capitán de la Roma vivió uno de los días más complicados de su vida. El delantero de 39 años fue separado por la mañana del primer equipo que enfrentaba al Palermo de Pipo González.


Por cierto, los romanos aplastaron a los del sur 5-0.
El motivo parece simple: el artillero se quejó del trato de Spalletti y hasta dijo que espera la llegada del presidente del club, quien está de viaje en los Estados Unidos, para definir su futuro.
Luego del desayuno del equipo romanista, Spalletti, en frente de todos, le comunicó a Totti que se retirara a casa, porque no entraba en la convocatoria final del duelo.
Según Gazzetta dello Sport, el delantero de 39 años no dijo palabra alguna, se despidió de sus compañeros —incrédulos ellos—, tomó su auto y se marchó a casa.
Previamente, Totti reveló en una entrevista que su relación con el estratega romanista es nula. A pesar de conseguir varios títulos con Spalletti en campañas anteriores, solo se hablaban de ‘hola y chau’.
En parte de la entrevista, Totti mostró su malestar por la situación que vive en el club, en el que juega. "Así no puedo estar, estoy mal yo y está mal la gente cercana a mí. Estaría bien tener respeto, por lo que le di a este club y a este equipo, siempre di la cara”. Las declaraciones cayeron muy mal en el cuerpo técnico y se tomó la decisión de separarlo de la concentración.
Spalletti, timonel de "La Loba", solamente le ha dado 55 minutos en campo al mítico '10', a lo que el futbolista dijo: "En la Roma no puedo estar así, estudiaré cualquier cosa que pueda seguir. Todavía me siento jugador de fútbol y quiero jugar. Si estoy fuera es solo por decisión técnica”.
Con 24 temporadas en la Roma, Totti demandó que se le trate con el respeto que merece alguien de su trayectoria: "El banquillo me hace daño. Entiendo que a mi edad juegue menos, pero terminar mi carrera así es feo para un hombre; por lo que he dado por la Roma merezco mayor respeto”.