Logo La República

Miércoles, 14 de noviembre de 2018



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo [email protected] | Viernes 19 febrero, 2016


¡Qué golazo el de Erick Scott!
Miren, el de Cristiano Ronaldo a la Roma, no le llega ni a la rodilla. Pero don Erick no es don Cristiano, la Liga no es la Roma, Pérez Zeledón no es el Real Madrid y el Torneo de Verano no es la Champions.
Ese golazo de Scott, lo anota Messi, Suárez o Neymar le da la vuelta al mundo, acapara portadas y videos y los colegas de una vez lo seleccionan para los mejores goles que premia la FIFA. La anotación de Erick fue una obra de arte, la forma en que elude a Pemberton, cómo el portero manudo inteligentemente le cierra el espacio, el ángulo y lo tira a la raya final, pero el goleador generaleño frena, mide el ángulo y de zurda coloca el balón por encima del portero y del salto de Esteban Marín quien de cabeza, termina de impulsar la pelota a la red.
El segundo gol de la Liga también fue hermoso y nos parece que es una jugada ya repetida en el equipo de Javier Delgado o se hizo uno similar en la etapa de Hernán Torres.
Centro de Discua al corazón del área rival, José Guillermo Ortiz con su pecho le pasa el balón al compañero que viene entrando, el que está de frente al marco, en este caso Lezcano y el ariete impulsa a la red.
Resaltar en la jornada del miércoles el triunfo tempranero y arrollador del Saprissa, un 3-0 fulminante en las primeras de cambio ante la UCR, que le dio al campeón nacional el liderazgo en solitario del Verano. Destacar un nuevo triunfo de Belén, el equipo sorpresa en competencia, con otro golazo de José Luis Cordero, un jugador creativo, talentoso, que no se pudo acomodar vaya usted a saber el porqué en la estelaridad ni del Saprissa ni del Herediano y juega cedido por todo lado.
Impresionante el trabajo del portero limonense Erick Samudio, que le paró metralla, incluyendo un remate de penal a la artillería carmelita. Los discípulos de Daniel Casas le ponen bonito, buscan el gol, les urgen un triunfo que no encuentran en ningún escenario, pero la victoria no aparece.
Lo que sí aparece y cada vez más cerca son las puertas del infierno: el descenso. Carmelita transita en viaje directo a la segunda división, porque, no solo no gana, sino que sus rivales directos sí pescan puntaje y eso complica las aspiraciones carmelas de respirar un aire más puro.
Ocho puntos lo separan de Liberia, penúltimo lugar. Suena a abismo.