Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 11 Febrero, 2016

¿Cómo les suena esta línea de cuatro en defensa?: Dave Myrie, Allan Miranda, Pablo Salazar y Leonardo González?
¿Está bonita, verdad?
Pues bien, Odir Jacques la dejó sentada para el juego del Herediano con la Universidad y sorprendió a los “entendidos”, alineando a sus tres mediocampistas recuperadores o de marca: Óscar Esteban Granados, Randall Azofeifa y José Miguel Cubero. Una de las mayores interrogantes en los previos de la confrontación, era saber a cuál de sus tres volantes sentaría el estratega para este partido y resulta que don Odir formó con los tres. De manera que esta vez, el sacrificio táctico se dio en la defensa, básicamente sentando a Myrie y a Miranda, más habituales en la formación del Team.
Jacques salió con un 4-4-2; dos defensores centrales, Browm y Hernández y dos aviones por los costados, Sánchez y Condega. Tres mediocampistas centrales, los ya citados, eso sí, el capitán Granados un poco más adelantado. Yosimar Arias como bujía y las puntas estelares, “Mambo” y Hansen.


Claro que Guilherme Farinha, tan astuto como Odir, sabía que con este planteamiento del Team, su UCR tendría oportunidades en ofensiva y por eso la Academia nunca dejó de atacar durante el brioso partido, motivada también porque desde temprano empezó ganando el juego, cuando Josué Martínez se aprovechó precisamente de los espacios que dejaba esta defensa rojiamarilla algo abierta por el centro, para romperla y servirle en bandeja a Pablo Herrera el 1-0.
La ventaja parcial para los celestes se sostuvo más de 50 minutos, pero después de que Jonathan Hansen logró el empate, un remate de cabeza que por centímetros dejó escapar el portero Aarón Cruz, el técnico tico brasileño como es usual revolucionó su artillería, sacrificó a dos de sus hombres de marca, Cubero y Granados y se fue por la victoria con los ingresos de Ruiz, Pedroza y Silva, la que logró cuando se combinó la técnica de Condega con el infortunio de José Mena. El autogol del defensa estudiantil al minuto 85 dejó poco espacio para la reacción celeste, a pesar de que Farinha, con las entradas de Gutiérrez, Sibaja y Olman Vargas dio señales claras de que no estaba satisfecho con el empate. Desde luego que fue por estos movimientos tácticos que el juego tuvo un cierre tan emocionante.