Logo La República

Sábado, 17 de noviembre de 2018



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo [email protected] | Jueves 04 febrero, 2016


El juego amistoso de la Selección Nacional contra Venezuela no se puede analizar desde el punto de vista táctico. No se puede sostener ninguna estrategia ni poner en práctica lo planificado en los entrenamientos, si un equipo juega con dos hombres menos durante 25 minutos del cotejo.
La infantil expulsión de David Ramírez en el minuto 65, unida a la anterior de Johan Venegas en el 42, dejó a la Tricolor sin su hombre bujía en la medular y sin su ariete estelar, lo que empujó al equipo a atrincherarse sin colgarse del travesaño, con el fin de sostener un 0-0 que se escapó en el cierre.
Las intenciones de Óscar Ramírez de reactivar el ataque, debido a su inoperancia mientras en la cancha jugaron 11 contra 11, se vio anulada por el par de expulsiones que condicionaron el trabajo de la Tricolor el resto de la confrontación.
No compartimos el criterio de que el trabajo de la defensa fue punto alto del fogueo; si bien es cierto la retaguardia se comportó muy bien para sostener el ataque local, como fogueo no sirve, porque son escasas las ocasiones en que en un juego, nueve se enfrenten a 11. Lo sucedido en este partido no es usual, fue un detalle emergente que no sirve como parámetro para lo que viene. El Macho Ramírez ganó poco con lo sucedido en Barinas.
Paradójicamente, lo positivo de este juego nace de un hecho negativo: las expulsiones de Venegas y Ramírez, la de David incomprensible. Este muchacho no estaba metido en el juego.
Estamos seguros de que el cuerpo técnico le llamó severamente la atención delante de todo el grupo a este par de compañeros que dejaron al equipo al garete por sus comportamientos infantiles. Esto no debe repetirse y no creemos que se repita, mientras el Machillo sea el técnico del seleccionado. Se podrán presentar expulsiones, una o dos, pero bajo diferentes circunstancias.
Al final del amistoso se perdió 1-0. Un error técnico del portero Marco Madrigal que jugó muy buen partido, cuando decidió esperar un balón en lugar de ir por él en un remate de tiro libre, yerro bien señalado por el mítico Marco Antonio Rojas, volcó la contienda en favor de los anfitriones, tan grises como los nuestros, salvo el excelente fútbol que mostraron sus dos pequeñas figuras en ataque, Luis González (7) y Yeferson Soteldo (16) que llevaron por la calle de la amargura a nuestros laterales, Miranda y Francis respectivamente.