Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 23 Diciembre, 2015

Habrán notado cómo buscan los jugadores del Saprissa a Douglas Sequeira cuando anotan. Habrán notado cómo Carlos Watson no se cansa de mencionar el aporte de Sequeira al buen momento del equipo.
La mentalidad ofensiva del Saprissa, equipo que está a 90 minutos de poder ganar el título, se genera en esa obsesión de jugar al ataque que le impuso el joven timonel en su breve paso por la dirección técnica, suspendido abruptamente por la masacre en México ante Santos.


El ingreso de Carlos Watson al vestidor morado fue como un huracán de paz y sabiduría que se metió en el camerino de Tibás. El equilibrio emocional que ha acompañado a don Carlos en su larga trayectoria como técnico, cayó de perlas en un vestidor que estaba herido por los sucesos derivados de “los princesos”, pero no carente de motivación.
Watson no renunció a la propuesta ofensiva que venía con Douglas, siguieron jugando Ariel Rodríguez, Daniel Colindres y Deyver Vega, con David Ramírez como variante, pero se ordenó la retaguardia, con línea de cuatro y piezas muy valiosas en la recuperación como David Guzmán, Marvin Angulo, Juan Bustos, Ulises Segura y Néstor Monge. De la madurez en la formación se encargó Cristian Bolaños, un refuerzo de lujo en la larga carrera que tuvo que recorrer el Monstruo para cumplir con un calendario rezagado.
Y como canta José José: ya lo pasado, pasado.
Se hizo lo que se tenía que hacer y Saprissa se juega esta noche uno de los partidos más relevantes en la historia personal de su técnico, repleto de conocimientos, pero sin corona.
Saprissa sabe a lo que va al Morera Soto; tendrá que soportar un tsunami de juego ofensivo de un León que está herido de muerte y con hambre. Será un partido complicadísimo para Danny Carvajal y su retaguardia.
La gran incógnita será conocer cómo lo planificará don Carlos, después de los recientes sucesos que vivió en el Rosabal Cordero, cuando estuvo a minutos de dejar escapar una ventaja de 3-0, mayor que la que tiene para Alajuela.
El partido hace rato que empezó y lo va ganando el Monstruo 2-0; falta el segundo tiempo y tengo la impresión de que casi que a la fuerza, veremos un Saprissa algo diferente del que le entregó al Team todo el segundo tiempo de la semifinal, en un afán equivocado de sostener lo que se suponía una amplia ventaja que el campeón nacional estuvo a punto de hacer trizas.