Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 14 Diciembre, 2015

El Deportivo Saprissa borró del terreno de juego a un Herediano que pagó caro, no solo la ausencia de su arquitecto Elías Aguilar, sino las travesuras de su director técnico Odir Jacques, como alinear de titular en la zaga izquierda a un jugador que como Verny Scott ha sido suplente toda la temporada.
Pero no fue por eso que cayó derrotado el campeón nacional; perdió porque topó con una aplanadora que lo demolió de principio a fin y que en solo ocho minutos ya tenía el marcador a su favor 1-0, pero pudo ser 2-0, si el goleador Ariel Rodríguez no bota el primero en el arranque.
Daniel Colindres anotó un golazo en el minuto 8; Marvin Angulo otro en el 32, pero la fiesta de los morados en la red pudo ser orgásmica, de no ser por las ocasiones perdidas que fueron rosario y las grandes tapadas de Leonel Moreira que evitaron catástrofe mayor. Triunfó Saprissa 3-0, resultado que pinta a lápida en el Rosabal Cordero.
En el Juan Gobán se jugó un partido muy atornillado, preparado con calculadora por Hernán Torres con el propósito prioritario de que Limón no abriera la cuenta, que de lograrlo, lo demás sería ganancia.
Sí, ganancia sin ganar el partido.
Y por ahí se fue la confrontación, los anfitriones tuvieron ocasiones de gol con cuentagotas; Patrick Pemberton les bloqueó un par de oportunidades, Yosimar Pemberton y Erick Scott fueron cercados y no les regalaron zacate y además, la Liga es un equipo que te hace un gol en cualquier momento y hay que estar atentos en la marcación.
De hecho, la ocasión más clara de anotación la tuvo Allen Guevara en sus piernas, cuando rompió una marca y de zurda trató de anotar como billarista y la voló a un metro del palo vertical.
Entonces, el juego de ida se le fue acomodando a la visita según su conveniencia; Limón no presentaba peligro de gol; la Liga amarraba atrás y contragolpeaba con sentido y el 0-0 se hacía gigante en beneficio del León.
El reloj fue implacable contra los intereses del cuadro del Atlántico y avanzó incontenible hacia el resultado que, dadas las circunstancias de calor, visita y entorno, favorecían a la Liga. Terminó el partido en blanco y entonces, le toca a la grama del estadio Alejandro Morera Soto actuar de juez ejecutor. En su césped, el próximo miércoles se dictará sentencia. Al Alajuelense, le bastará empatar para sobrevivir.