Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 27 Octubre, 2015

Hoy se inicia la Serie Mundial de Béisbol.
Los aguerridos, los que no se dejan vencer, los que dan vuelta a los resultados, los que montan “rallies” de cuatro o siete carreras en el cierre de los juegos, los indomables Reales de Kansas City vuelven al Clásico de Otoño a enfrentar esta vez a los Mets de Nueva York, el equipo de Queen's, el de los ricos de la Gran Manzana, la novena de los fanáticos que odian a sus vecinos “pobres”, los poderosísimos Yanquis de Nueva York.
La Serie Mundial del año pasado se puede decir que la ganó un solo jugador: el lanzador de los Gigantes, Madison Bumgarner, que lanzó y ganó tres de los cuatro juegos que llevaron a la bahía de San Francisco la corona.
Para este clásico, ninguna de las novenas tiene un lanzador tan dominante, de manera que Terry Collins, piloto de los Mets, usará a tres de sus jóvenes talentos para abrir la serie: Matt Harvey esta noche, Jacob de Grom y Noah Sindergaard y, para el cuarto juego, Steven Matz.
Su colega, Ned Yost, confiará de nuevo en la tripleta de dominicanos: Yordano Ventura, Edinson Vólquez y Johnny Cueto, que ya enfrentó a los Mets, lanzando para los Rojos antes de ser cambiado a mitad de temporada.
Este columnista conoce a los Reales de memoria; pertenecen a la misma División Central de la Americana donde habitan los Indios y los veo jugar a menudo por TV. De los Mets sabía poco hasta que pasaron a la postemporada, lanzados por el bate del cubano Yoenis Céspedes, adquirido en la fecha límite de cambios de los decaídos Tigres de Detroit.
A Kansas, para vencerlo, hay que anotarle temprano y se ocupan muchas carreras; sus lanzadores abridores no son nada del otro mundo, pero el “bulpen” es de otro planeta. Tiene dos años de ser el mejor de las Grandes Ligas.
Si los Reales llegan al sétimo inning con ventaja de una carrera, casi que puede decirse: apague y vámonos: Kelvin Herrera (sétimo), Greg Holland (octavo) y Wade Davis (noveno) lanzan fuego los tres y cuesta tocarles la píldora. Holland está lesionado, pero Madson, Hochevar e incluso los abridores Guthrie y Young pueden cumplirles la faena.
Los Mets confían en que truenen los bates de Daniel Murphy (seis jonrones en postemporada), Dave Wright, Lucas Dudda y desde luego Céspedes. Ya le dieron palo a estrellas del montículo como Arrieta, Lester y Kershaw y ahora van por la “Realeza”. Serie pareja; favoritos los Reales, pero me apunto a los Mets.