Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 2 Octubre, 2015

Cartaginés y Herediano, acérrimos rivales repletos de pasajes en finales de campeonato, donde la corona se les escapó a los brumosos por errores arbitrales que en su momento los perjudicaron y que se convirtieron en históricos e imborrables, se verán las caras en la final del Torneo de Copa.
Igual el Team ha sido dañado por yerros de los jueces que imparten justicia, pero aquel gol que se le anuló a Chan y el error de Rodrigo Badilla en otra final posterior que perjudicaron al cuadro de la Vieja Metrópoli, están registrados con el mismo ímpetu del muñeco supuestamente enterrado en la grama del Fello Meza, como hechos determinantes para que el equipo azul no conquiste el título de campeón nacional.


La semifinal entre Herediano y Alajuelense, opacó injustamente la que se celebraba en el otro escenario entre el campeón de Copa, el Cartaginés y Pérez Zeledón.
Los discípulos de César Eduardo Méndez pudieron jugar el partido que anhelaban, que buscaban, jugar con comodidad, sin presión para que explotaran las virtudes individuales de sus futbolistas en beneficio del rendimiento colectivo del equipo y así el Cartaginés borró del mapa a unos guerreros que continúan con sus flechas archivadas.
Méndez es un técnico respetado; los dirigentes lo buscan y lo fichan porque le reconocen que es un estratega ordenado al que hay que tenerle paciencia esquema. Este Cartaginés actual no es de “sobros”; lo integran jugadores con peso en el fútbol nacional; sus líneas están bien conformadas y Méndez trabaja pacientemente para coordinarlas. Pareciera que el equipo reventó positivamente en el Valle, aplastó a Pérez Zeledón y le pondrá cara al monarca en la final de Copa.
El Team, guiado y sublevado por el invitado de honor a nuestra Nota de ayer, Óscar Esteban Granados, se sacudió de una desventaja en el marcador y de un buen accionar de la Liga y le pasó de nuevo por encima derrotándolo 3-2 y eliminándolo del Torneo de Copa.
Para beneplácito de todos, el Rosabal Cordero hospedó una final sin contratiempos, los actores en el terreno de juego pusieron de su parte, hubo altercados aislados en las gradas con los calenturas de siempre, pero donde se presagiaba incendio por los sucesos previos al duelo, por dicha ni llegaron luciérnagas.
Herediano, campeón nacional, contra Cartaginés, campeón de Copa. Una final que morados y manudos, los otros dos grandes, verán por la televisión.

[email protected]