Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 7 Agosto, 2015

Los clubes italianos han invertido 300 millones de euros en fichajes y traspasos para la próxima temporada, dejando atrás los tiempos de austeridad que coincidieron con la crisis de la economía italiana.
El pase del argentino Paulo Dybala de Palermo a Juventus es el más caro por el momento con 32 millones de euros.
Cerca quedaron las cifras que Milan se comprometió a pagar por el colombiano Carlos Bacca, 30 millones al Sevilla y por el brasileño Luiz Adriano, 18 millones al Shakhtar Donetz.
Otros pases destacados sellados por clubes italianos son el del francés Geoffrey Kondogbia, del Mónaco al Inter en 30 millones; el del croata Mario Mandzukic del Atlético Madrid a Juventus en 19 millones y el del español Iago Falque del Genoa a Roma en 16 millones.
Napoli busca cerrar el arribo del argentino Diego Perotti, por cuyo pase ofrece 10 millones de euros, dos menos de los pretendidos por Genoa.
Pendientes se encuentran el arribo del sustituto en Juventus de Carlos Tévez, aunque la prensa local menciona como candidatos al colombiano Juan Cuadrado y al brasileño Oscar ambos del Chelsea y también al alemán Mezut Ozil del Arsenal.
También se espera el arribo de los refuerzos que Roma necesita para ser competitiva en la Liga de Campeones que comenzará en setiembre. El primer objetivo es el goleador bosnio Edin Dzeko, del Manchester City.
El arribo de inversionistas extranjeros, como los chino-tailandeses de Milan, el del magnate indonesio Erick Thohir al Inter y del grupo norteamericano que encabeza James Pallotta a Roma, dieron un nuevo impulso a un libro de pases italiano que en temporadas pasadas mostraba claros signos de decadencia.
Según lo narra el corresponsal de ANSA, Bruno Passarelli, para este auge de la economía de los clubes italianos ayuda la actual coyuntura económica en alza, que permite a FIAT vender mayor cantidad de autos y, en consecuencia, aportar dinero a Juventus para compras importantes, a lo que se agrega el amor por el fútbol del presidente del Napoli, Aurelio De Laurentiis, que es uno de los mayores productores de cine del mundo.
Es decir, se trata de una serie de factores convergentes que subyacen a este inesperado retorno del "calcio" a un rol de protagonismo que en las pasadas temporadas a nivel europeo había claudicado penosamente.

[email protected]