Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 26 Mayo, 2015

Durante todo el campeonato, el campeón nacional Club Sport Herediano presentó dos baluartes en su formación que sobresalieron por su regularidad y desempeño: su capitán Óscar Esteban Granados y el defensor central, Keyner Brown.
En un segundo plano por su regularidad y buen accionar, sin llegar al pico de los dos primeros, pondríamos al portero Daniel Cambronero; a los defensas Dave Myrie y Cristian Montero, al mediocampista Gabriel Gómez y al goleador Yendrick Ruiz antes de lesionarse.


Desde luego que la gran figura del monarca en el cierre de temporada fue Elías Aguilar, el “diez” que con su técnica, habilidad, desafío, dribling y goles, fue el Messi del nuevo rey. Aguilar se echó el equipo no digamos que al hombro, sino que lo arropó en el talento de su pierna izquierda y lo catapultó a la cima, cargando, a pesar de su juventud, con el peso y la responsabilidad de sacarlo de extensos baches y grises presentaciones.
El héroe de la final fue Leonel Moreira. Ponerse a parar penales como si estuviera desviando globitos de inflar fue una osadía propia de un grande. Hermosa revancha para un joven guardameta que por razones técnicas difíciles de explicar, vivió el drama de ser eliminado de la lista al Mundial en Brasil y luego desterrado a la banca de su club.
En el epílogo del Verano, el Herediano presentó otra carta de triunfo, el ariete argentino Jonathan Hansen, un “nueve” completo, muy sólido, con virtudes futbolísticas muy propias de su posición. Los goles de Hansen resultaron vitales y determinantes en el cierre del torneo.
Los jugadores del “chiqui chiqui” no la pasaron muy bien en la temporada: Esteban Ramírez, José Luis Cordero, José Sánchez y Josimar Arias estuvieron ajenos al protagonismo por lesiones y otras circunstancias sobre todo tácticas.
Buenos aportes de Alexander Larín, Luis Omar Hernández sobre todo con Wright, Randall Azofeifa, Junior Alvarado, Edder Nelson, Rooney Mora al final y Cristian Lagos. Desapareció de escena Verny Scott.
Mauricio Wright los mantuvo en puestos de clasificación y le regaló al club la histórica paliza 3-0 al América, luego pasó lo que pasó y arribó el bombero Odir Jacques, con su uniforme negro repleto de talento, estrategia, picardía, lectura, cábala y suerte. Este hombre está tocado por la varita de la magia, tiene ángel, sabe mucho y vence.
¡Este es el campeón nacional!


[email protected]