Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 12 Mayo, 2015

Herediano y Alajuelense pudieron ganar perfectamente 3-0 a Santos y Saprissa, pero no lograron liquidar la serie. Tuvieron esa oportunidad en piernas de Jonathan Hansen y Johan Venegas pero no sacudieron de nuevo las redes.
Una tercera anotación favorable a los clubes que fueron anfitriones y no gozan de la ventaja deportiva, hubiera convertido la vuelta en juegos de trámite, pero el Team incluso permitió que Santos descontara con gol de Edder Monguío y el León se quedó seco en la segunda parte.


Entonces las semifinales están abiertas. Santos necesita un gol para clasificarse y dejar a los discípulos de Odir en cero; la Liga necesita mantener su portería en blanco y asunto resuelto. Obvio que la tarea del Monstruo suene más complicada que la de los guapileños.
Se ha cuestionado mucho la decisión de Jeaustin Campos de dejar en banca a su goleador, Jonathan Moya. Nosotros defendemos la posición del técnico y en nuestra Nota del pasado viernes dijimos que Ariel Rodríguez se siente más cómodo jugando al lado de Daniel Colindres que de Moya, porque son jugadores de similares características físicas y técnicas. Es más, en la serie de clásicos en que el Alajuelense no se la vio al Saprissa, quienes formaron el tridente ofensivo fueron Deyver, Ariel y Colindres y Moya no tuvo ningún protagonismo. No era mala idea entonces repetir la fórmula. Veremos qué decide Campos para el juego de mañana. No creemos que se anime de nuevo a sentar a su goleador.
Como se estila tanto en el béisbol de Grandes Ligas, sentimos que Macho Ramírez le hizo pequeños ajustes a su formación estelar que le permitieron maniatar y dominar al Saprissa.
En retaguardia hubo jugadores que como Kenner Gutiérrez y Ronald Matarrita se concentraron y presionaron en marca a Deyver y Jordan Smith. Desde luego que el principal ajuste se dio con la presencia en zona de recuperación de Luis Miguel Valle. La Liga no le dio al Saprissa tiempo de armarse y pensar, lo ofuscó con velocidad, con el ir a todas y por todas y eso sacó de quicio y balance a jugadores que como Machado, Soto y sobre todo David Guzmán se dedicaron a golpear y se desconcentraron.
Un partido de vuelta inteligente le basta al Alajuelense para estar en la final; Saprissa tiene que abrirse, arriesgar, abandonar espacios de marca para anotar. El contraataque del león es letal. La pintura es rojinegra.

[email protected]