Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 8 Mayo, 2015

Si la semifinal del clásico se hubiera jugado hace un par de semanas, días después de que el Alajuelense fue eliminado por el Impact Montreal de la Liga de Campeones de Concacaf, suceso que metió al equipo de Óscar Ramírez en un breve corto circuito, el Saprissa sería amplio favorito para pasar a la final del Verano.

Sin embargo, concluido el letargo que adormeció a los manudos por ese traspié, la Liga se ha reivindicado con su buen fútbol, ha rearmado la formación con jugadores que como Pablo Gabas, Osvaldo Rodríguez, Allen Guevara, Luis Miguel Valle, Diego Calvo se han insertado con buen paso entre las caras tradicionales de la alineación y entonces al juego de ida de la semifinal de este domingo en el Morera Soto se presenta un León que quizá vive sus mejores horas del campeonato.
Con sed de revancha por lo acontecido en esta misma instancia en el Invierno anterior, los manudos aprendieron una cara lección de que no se puede especular con los resultados ni ampararse a la ventaja deportiva, que la tenían en aquella ocasión y no les sirvió de nada.


Ahora, este “hándicap” lo tiene el Saprissa, un equipo que por tradición no es tan calculador como para buscar determinados marcadores, sino que Jeaustin Campos sigue la política del club de jugar a ganar y buscar goles en todos los partidos, apostando al ataque y al buen espectáculo.
El bicampeón nacional presenta una fuerte retaguardia: el portero Carvajal; los defensas Smith, Machado, Keylor Soto, Imperiale y Diana han jugado una línea de cinco con excelentes dividendos. Además, el aporte en marca y recuperación del medio campo con Guzmán, Monge y Córdoba refuerza la zona de candados.
Deyver Vega es hoy la pieza principal de los morados, jugando a la espalda del binomio de ataque que hoy forman Jonathan Moya y Ariel Rodríguez. Sentíamos a Ariel más cómodo al lado de Daniel Colindres; le ha costado más acoplarse al juego de un Moya con otro tipo de fútbol.
En la otra acera, el buen momento en el que transita hoy el ataque erizo con un McDonald encendido, con Venegas, Alonso, Osvaldo, Ariel Rodríguez y Gabas conectados a la red, presagia un clásico de ribetes ofensivos, abierto, poco especulativo, básicamente porque hoy la historia se presenta al revés de la semifinal anterior donde el “Machillo” fue primero visita, especuló con el resultado y le salió carísimo el proyecto.

[email protected]