Logo La República

Martes, 18 de diciembre de 2018



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo [email protected] | Viernes 01 mayo, 2015


Si Odir Jacques conquista el campeonato con el Herediano, sus colegas Jeaustin Campos, César Eduardo Méndez y Óscar Ramírez deberían renunciar de inmediato y retirarse del fútbol.
Si Odir Jacques hace al Herediano campeón con un par de entrenamientos antes de enfrentar al Saprissa y luego vence en la semifinal y logra el título del Verano, la historia del fútbol y su planificación habrá que analizarla con nuevos parámetros.
¿Para qué pretemporada?
¿Para qué asistentes técnicos?
¿Para qué fogueos?
¿Para qué pruebas médicas?
¿Para qué sistemas de juego?
¿De qué sirve jugar al 4-4-2 o 5-3-2 o 4-5-1 y medir el frío y el calor o los horarios sobrecargados o la participación en la Liga de Campeones, si llega un director técnico como relevo emergente, toma un equipo, lo anima, lo pone a correr un poco, lo motiva y lo campeoniza?
Si Herediano conquista el título con Odir Jacques y conste que lo haría por segunda o tercera ocasión en condiciones similares y no solo al frente de los florenses, la parte científica del fútbol, si es que existe, hay que botarla a la basura.
Si Odir Jacques hace al Herediano monarca, el triunfo de la improvisación sobre la planificación, la victoria de la motivación sobre el entrenamiento, el triunfo del verbo ante la práctica, obligarán a analizar el fútbol con otros ojos y parámetros y los entrenadores que buscan excusas para justificar sus yerros, quedarán muy mal parados.
Y disculpas por el término, pero si Odir campeoniza, será una vergüenza para Machillo, Jeaustin y Méndez, porque sus trabajos y la planificación de cada uno de sus partidos para llegar a las semifinales, quedan minimizados por un brasileño que en carreras reordenó una formación en crisis, rota mentalmente, que viene de recibir goleadas estrepitosas y la llevó a lo más alto del podio.
Y, hablando de Odir, suponemos que en esta ocasión no firmó contrato con David Pattey en una servilleta, como lo hizo en su anterior gestión al frente del Team.
Sabemos de buena fuente que al carismático técnico brasileño, la anterior administración del club le tiene un San Bernardo bien amarrado y aunque el hombre es el único animal del planeta que tropieza dos veces en la misma piedra, no creemos que Jacques sea tan ingenuo para repetir semejante infantilada.
Llegó Odir al Herediano; se terminaron los cinco hombres en defensa más tres volantes de marca; con Jacques llega la alegría, el ataque, la velocidad, los huecos, los goles, las variantes de jugadores en el minuto 12, las improvisaciones tácticas: en síntesis, la emoción.

[email protected]