Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 29 Abril, 2015

Ahora resulta que la Juventus es el Santos de Europa.

La prensa deportiva costarricense determinó antes de jugarse los partidos, que en las semifinales del Verano que enfrentarán a Saprissa, Herediano, Alajuelense y Santos, el pastel es el cuadro guapileño.
La prensa deportiva internacional, incluyendo a la tica, determinó, sin jugarse los partidos, que de los cuatro clubes clasificados a las semifinales de Champions, Barcelona, Bayern Múnich, Real Madrid y Juventus, la Vieja Señora italiana es el queque del grupo.
Santos y Juventus son simples comparsas que solo se clasificaron para completar los grupos, porque si solo sobreviven tres equipos no se pueden armar las semifinales. Se necesitan cuatro, de ahí que Juventus y Santos se presentan como rellenos de un espectáculo del que solo resta esperar cuántos goles en contra van a recibir este par de postres en las confrontaciones.
A nivel criollo, desde luego que el Santos no tiene la trayectoria ni suma los títulos que pueden enseñar en sus vitrinas, morados, florenses y manudos, pero es un club que merece todo respeto y que se clasificó a las semifinales con fechas de antelación al Team y al León, dos equipos que todavía anoche andaban en carreras.
Pero bajarle el piso a la Juventus, denigrarla, irrespetarla, humillarla antes de tiempo y hacer mofa en redes sociales anticipando la carga de goles que se llevará Gianluigi Buffon al tener que enfrentar en dos juegos al temible Chicharito es desconocer la historia.
La Juventus es un club histórico y de los más grandes del fútbol italiano y de toda Europa.
Desde luego que absolutamente nada tiene que demostrarles este glorioso equipo a periodistas deportivos “lights”, que creen que el fútbol nació con ellos y desde luego su escaso conocimiento no alcanza para saber de Sivori, Charles, Bettega, Scirea, Cabrini, Zidane, Platini y hoy Pirlo, Buffon, Marchisio, etc.
Lanzar al cesto de la basura la trayectoria de la Vieja Señora, solo porque le toca enfrentar al club más mediático del planeta, repleto de nombres rimbombantes pero aún no históricos, menospreciar, denigrar y hacer burla de un club campeón que hoy representa el fútbol de un país que ha clasificado tres equipos en las semifinales de las ligas europeas, la propia Juventus, Fiorentina y Nápoles, no es precisamente un dibujo de equidad y honestidad profesional.

[email protected]