Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 23 Abril, 2015

Cuatro colosos en semifinales de Champions.
Mañana el sorteo definirá los enfrentamientos.
Real Madrid y Barcelona los dos monumentos futbolísticos de España.
Bayern Múnich, la aplanadora germana.
Juventus de Turín, la laureada Vieja Señora que retorna al protagonismo.
Así, de larguito, la Juventus es el patito feo del grupo, pero estamos seguros de que ni Carlo Ancelotti, ni Luis Enrique, ni Pep Guardiola la quieren al frente. Es un rival incomodísimo, que muerde, marca y estorba, argumentos que no gustan a los técnicos que conducen equipos finos para jugar al fútbol.
En el papel, la Juventus es el menos bueno de los cuatro clasificados, porque en este caso no podemos siquiera especular cuál es el más malo: malo, ninguno.
Pero un Barcelona contra Real Madrid proyecta un duelo repetitivo entre dos potencias que gustan de jugar abiertas y no especular ni esconderse.
Tampoco el equipo de Pep Guardiola llega a atrincherarse a ningún escenario.
Catalanes, merengues y bávaros están repletos de estrellas que juegan fútbol alegre, abierto y ofensivo, generoso con el espectáculo.
La tacañería está en Italia y nueva prueba de esto fue precisamente la serie que terminó ayer con el pasaporte para la Vieja Señora y la eliminación del Mónaco. Triunfo pírrico en Turín (1-0) y empate sin goles en el Principado. Como buenos representantes del calcio, la Juventus nunca se propuso cargar de goles a un rival que no pasa precisamente su mejor momento. Un gol de penal de Arturo Vidal y punto.
¡Más que suficiente!
En cambio, el Bayern le mete seis al Oporto, club que vivió exacta pesadilla del Herediano en el Azteca con el América. En menos de media hora, los “panzers” de Pep habían derribado el muro lusitano con pasmosa efectividad y estas facilidades que dio la retaguardia del Oporto, son las que no encuentran los rivales de los clubes italianos con demasiada frecuencia y esto estorba.
Ojalá que el sorteo no ponga cara a cara al Real con el Barcelona; suenan más atractivos dos duelos de los clubes españoles contra rivales de otras geografías, no solo porque proyecta una eventual final entre los dos de España, sino porque un Bayern-Juventus es menos atractivo que lo que podría darse entre estos dos clubes, enfrentando por separado a los españoles.
En todo caso, la “Orejona” ya definió candidatos; el Real Madrid fue un justo vencedor de un Atlético de Madrid que jugó a la italiana; Barcelona liquidó al limitado PSG; el Bayern despedazó al publicitado Oporto y la Juventus, base de la selección “azurra” y con Tévez y Vidal en punta se clasificó con toda la dignidad que arrastran las representaciones del calcio, cargadas de títulos y coronas por la mínima.
¡El sorteo define!