Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 6 Abril, 2015

La caída de Jorge Luis Pinto a lo interno del equipo, es decir, de los jugadores, tuvo tres líderes: Bryan Ruiz (el jefe), Celso Borges y Keylor Navas, la crema y nata de la formación mundialista.
Como en su momento ninguna de las partes quiso referirse públicamente al tema, que no pasó de ser un lamentable suceso de chismes y diretes no se pudo conocer la verdad.
¿Qué sucedió en Brasil a lo interno de la delegación?
El secreto irá a la tumba a menos que alguno de los involucrados cuando se encuentre mal de plata, decida escribir un libro, cosa común de los famosos en bancarrota.
Toco el tema porque la derrota de la Selección Nacional ante Panamá proyecta numerosos avisos.
Lo dije, escribí y repito.
Paulo César Wanchope no es el director técnico que ocupa la Selección Nacional, ni es el conductor que querían los federativos. Académicamente, como estudioso que se debe ser de un deporte que es también ciencia, “Chope” está a muchos kilómetros de Pinto, un técnico de credenciales impresionantes en cuanto a formación y estudios.
Con Paulo César, la Selección retrocede a los tiempos en que la dirigían futbolistas de renombre, pero sin carrera como entrenadores en lo que más parece ser un grupo de amigos que un equipo con altas exigencias de entrenamiento y preparación.
Y esto es lo que preocupa.
Wanchope podrá tener éxito mientras sus amigos lo apoyen y esos amigos son Navas, Bryan y Celso y en menor grado el resto de la tropa brasileña, ya de por sí desgranada por los futbolistas que asistieron al Mundial y ahora no fueron convocados.
Paulo César podrá aferrarse a la lealtad, calidad individual y conocimientos adquiridos por los discípulos de Pinto en ruta al Mundial y durante su desarrollo, pero las dudas germinan a partir de la convocatoria de las nuevas figuras y la sabiduría que tenga para incorporarlas al grupo y ponerlas a entrenar y a jugar como lo hizo Pinto.
Contra Panamá el equipo fue un desastre, en mucho porque fallaron los nuevos y en mucho porque los amigos de Chope en acción, bajaron su nivel: Celso, Joel, Bryan.
Queremos apoyar a Wanchope; defendimos la alineación de los nuevos ante los canaleros, pero tenemos que llamar la atención y alertar que con su escogencia y sin que sea su responsabilidad, hemos retrocedido y hoy la Selección Nacional asemeja a cualquier equipo del campeonato que a falta de un técnico de cartel mundialista, escoge para dirigirlo al mejor futbolista de su nómina ya retirado.

[email protected]