Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 14 Marzo, 2015

Repasando la integración de los grupos que formó la Concacaf sin hacer sorteo para jugar la Copa Oro, de las tres cabezas de serie el más beneficiado fue México, que en una combinación de eventuales segundo y tercer lugar le tocó en su parcela Guatemala y Cuba. En el papel, el débil del grupo es Trinidad y Tobago.
Costa Rica supuestamente tiene un binomio más complicado en su grupo: nos referimos a Canadá y El Salvador, quedando Jamaica como el “débil” del combo.
A Estados Unidos le acomodaron Panamá y eventualmente Honduras, si el equipo de Jorge Luis Pinto le gana el repechaje a Guyana.
Pareciera que catrachos y canaleros son rivales más difíciles que chapines, cubanos y cuscatlecos. A Canadá le asignamos un peldaño más alto.
Las cabezas de serie fueron Estados Unidos, Costa Rica y México, pero el segundo lugar más complicado es Canadá y quedó en el grupo de la Selección Nacional. Es más, la Tricolor cierra su participación en el grupo en Toronto, ventaja para los canadienses, desventaja para los ticos que no suman otras selecciones.
Si la Copa Oro se va a jugar en Estados Unidos por asuntos comerciales, cabe preguntarse… ¿por qué de las cabezas de serie, solo Costa Rica debe desplazarse a Toronto, donde Canadá será local en el juego que podría determinar el primer lugar o la clasificación a la segunda fase?
En cuanto a rivales centroamericanos, los tres favoritos tendrán en sus respectivos grupos uno de esta zona: Estados Unidos, se supone que a Honduras; México a Guatemala y Costa Rica a El Salvador.
Aquí, salió “tirado” el seleccionado de las barras y las estrellas, en tanto se considera a los catrachos un rival de nivel superior al de chapines y cuscatlecos, recordando que Honduras aún no se ha clasificado.
Los rivales caribeños son Haití de Estados Unidos, Jamaica de Costa Rica, y Trinidad y Tobago de México, además de Cuba. Haití suena como el más débil; jamaiquinos y trinitenses están parejos.
Ahora y según los nuevos parámetros, una Selección que es 13 del mundo y derrotó a Uruguay, Italia y Grecia en el último Mundial y frenó en seco a Inglaterra y Holanda, no debería intimidarse por sus rivales en Copa Oro, pero tampoco confiarse, porque como dijo Cantinflas o Chespirito (no me acuerdo), los partidos tienen que jugarse.
Paulo César Wanchope asiste a prueba de fuego, a uno de sus exámenes más difíciles y la afición confía en que saldrá aprobado.

[email protected]